Prevención y rápida respuesta

Julio Fraomeni, presidente de Galeno.

Galeno-Julio-01

El prestigio es algo que se construye durante mucho tiempo, a veces es difícil que esa palabra brille con toda su intensidad, pero creo que el prestigio se logra cuando uno trabaja como trabajamos nosotros, durante más de 30 años siempre mirando el mismo norte. A lo largo de nuestra historia siempre tratamos de darle lo mejor a la gente. Y la gente eso te lo devuelve con confianza, acercándose al sanatorio, asociándose, creyendo en lo que hacés y viendo que cada cosa que abrís, con el tiempo, se llena.

En la empresa estamos intentando mimetizar, de alguna manera, lo que es ella desde su origen y desde su estructura, la parte de salud y la parte de sanatorios. Hemos trabajado en un plan serio durante estos años, en ser muy prolijos en la administración de la cartera, en ser muy ejecutivos en la administración de los siniestros, poniendo lo mejor del lado nuestro, que es el core en prevención y salud.

Tratamos de hacer de primer nivel la parte de salud reforzada por nuestros centros médicos, tratando de trabajar con el accidentado mediano y grave en tiempo real, en forma inmediata, lo cual hace que se pueda reincorporar mucho más rápido al trabajo y también le estamos dando una buena devolución a la empresa.

En el tema de suscripción, estamos siendo muy prolijos. No miramos la cantidad de cuentas y la cantidad asegurados, sino que hacemos foco en la calidad, viendo también quién nos acompaña en estos aspectos de prevención, quién nos escucha y quién colabora en esta gestión y siendo muy responsables al momento de suscribir.

Tenemos un departamento de prevención que siento que es el mejor del país y me siento orgulloso de él. Hacemos muy buen trabajo con las empresas y los números hablan por sí solos, porque a veces uno puede sentir que las cosas se están haciendo bien y cuando vas a los números, que es un mercado muy transparente, eso no se convalida.

Nosotros hace tres años atrás estábamos ingresando 12 mil siniestros por mes, hoy estamos en 7 mil, es ahí donde la parte de prevención y la parte de suscripciones se empieza a notar y, desde el punto de vista de la duración de los siniestros, entre la parte del seguimiento de los analistas y la parte médica, hemos acortado muchísimos días.

Lamentablemente es verdad que estos dos temas que tendrían que ser centrales para una ART terminan siendo secundarios en función del tsunami que es la judicialidad. Entones todas estas eficiencias y mejoras en lo que respecta al asegurado, en darle una buena calidad de salud, una buena calidad de vida, una buena respuesta administrativa, se ven tapadas por este tema de la litigiosidad que está en vías de corregirse pero, que nos ha pegado fuerte hasta principios de año.

La siniestralidad en general ha bajado muchísimo y la mortalidad laboral también, el sistema es contributivo por donde se lo mire, pero tiene que ser un sistema que funcione bien, con reglas claras, donde las empresas puedan seguir siendo competitivas, donde se eliminen los abusos y la distorsión en el sistema. Además, si estamos buscando que vengan inversiones del exterior, más las propias de los argentinos, tenemos que buscar marcos que creen previsibilidad para todo eso.

Nosotros, en la ART, venimos trabajando con la UART (Unión de Aseguradoras de Riesgos de Trabajos), que es el vehículo que armoniza con la Superintendencia del Seguro y de ART y es nuestra conexión con todo eso. Allí volcamos nuestras aspiraciones y nuestros problemas. Eso está funcionando, hay muchas cuestiones que hoy se están hablando dentro de las cámaras y existe un buen dialogo, nos están escuchando.

Somos optimistas frente a esta nueva administración, porque veo en cada funcionario con el que me toca hablar mucha honestidad y mucha profesionalidad, en el medio no digo que no haya equivocaciones. Siento que estamos en un momento difícil, pero vamos en camino a que las cosas empiecen a salir bien. Yo creo que un país es como una empresa: cuando hay buena intención, honestidad, profesionalidad y un trabajo en equipo, todos apuntado para el mismo lado, en algún momento las cosas tienen que salir bien.

Hoy en día Argentina está siendo más valorada en el exterior que por los de adentro, sería bueno no dejar pasar este momento, porque hay mucho capital y muchos inversores con ganas de venir al país y entonces tenemos que ir haciendo los deberes para emprolijar todas estas cuestiones que nos ha dejado el gobierno anterior, para que Argentina sea más atractiva.

Share Button