Private equity y family offices en modo wait and see

Entre las carteras de grandes patrimonios familiares prima la prudencia. Sin embargo, como siempre, toda crisis plantea oportunidades.

 

Dentro de un sistema financiero expectante, los fondos de private equity decidieron tomar una posición pasiva y esperar antes de identificar nuevas oportunidades de negocios.

¿Pero de qué hablamos cuando nos referimos a este segmento especial que opera en el mercado de capitales? 

Alejandro Sorgentini, socio de Victoria Capital, explicó “los private equity y family offices son instituciones que manejan fondos. La principal diferencia a la hora de clasificarlos dentro de un amplio universo es el origen de esos fondos”.

Patricio Rotman, director de Finanzas & Gestión, firma de servicios de asesoramiento financiero, detalló que los family offices son organizaciones creadas por familias que cuentan con un patrimonio alto –por negocios propios, herencias o por haber vendido alguna empresa– y que administran esa riqueza de manera profesional. Buscan diversificar sus inversiones entre activos financieros, en la economía real y en la adquisición de empresas. 

En tanto, Sorgentini aclaró que “los private equity administran dinero de otro tipo de inversores, como compañías de seguros, fondos de inversión y fondos soberanos. El dinero proviene de instituciones que, a su vez, manejan dinero de otros. Por ejemplo, un fondo de pensión maneja dinero de jubilados y se lo da a un private equity para que se lo administre. La principal diferencia es quiénes son sus inversores”.

Ignacio Aquino, socio y corporate finance de PwC  profundizó: “Existen dos tipos de private equity. Los que levantaron fondos formalmente y tienen todo el commitment y los que van a haciendo ‘case by case’ porque no tienen fondos levantados pero tienen gente que los conoce y confía e invierte con ellos”. 

 

El escenario previo a la pandemia

Antes de que irrumpiera la crisis financiera y el parate económico producto del aislamiento social obligatorio, los fondos estaban atentos al rumbo que asumiría el gobierno, en particular con relación a la reestructuración de la deuda externa. 

Rotman recordó que “en materia de adquisición de empresas el mercado argentino estuvo con poco nivel de actividad en los últimos años. En 2019 se concretaron menos de 80 operaciones de compra y venta, uno de los puntos más bajos de la década. La actividad, como toda inversión de largo plazo, está muy atada a las condiciones macroeconómicas”.

Para Sorgentini, “antes del coronavirus nadie estaba invirtiendo porque no se sabía cuál sería el plan económico y estratégico. Los inversores estaban a la espera para saber si habría una economía abierta o cerrada”.

 

Cautela y oportunidades de negocios

Una vez estallada la pandemia y declarada la cuarentena en la Argentina, todo el escenario se vio abruptamente modificado. La actitud de los fondos, en general, es la de preservar sus carteras, disminuir pérdidas y resguardar sus inversiones pasando sus activos a dinero.

Patricio Rotman ratificó que “se están analizando algunos negocios pero de forma muy selectiva y asociados a sectores que tengan un buen futuro pero que estén complicados en el corto plazo y necesiten una fuerte inyección de capital”.

En este escenario, Aquino explicó: “Hay rubros muy golpeados como, por ejemplo, el negocio de travel. Nosotros participamos de la venta de la compañía Almundo al grupo CVC de Brasil, cuyas acciones habían caído drásticamente, el market cup se redujo en un 90%”.

En esa línea, Sorgentini habló de ciertas industrias que han sido muy golpeadas y que se pueden comprar a muy buen precio, como el sector gastronómico. “Un apostador fuerte puede apuntar a segmentos que hoy han sido destruidos por la cuarentena y después deberían tener un resurgimiento relativamente rápido cuando la gente salga a la calle. Va a haber sectores que se van a levantar enseguida y otros que van a tardar más”, estimó.

De todos modos, explicó que si bien el foco no parece estar puesto en dónde invertir sino en cómo resguardar y proteger el mercado, todavía hay buenos nichos de inversión. “Hay que estar atentos, porque para los que tengan disponibilidad de caja y vocación de inversión, puede haber inversiones muy atractivas”, finalizó.

Share Button