Prosegur

Marianela Ron, responsable de Fundación Prosegur.
Daniela Garufi, Responsabilidad Corporativa y Comunicación Interna.

La empresa tiene dos áreas vinculadas a la responsabilidad social, según los lineamientos que vienen desde su casa matriz de España: por un lado, la Fundación Prosegur, encargada del aspecto más social y, por el otro, un ámbito de responsabilidad corporativa dentro de la propia compañía.

Desde la fundación se enfocan principalmente en el programa Piecitos Colorados, orientado a escuelas rurales. Se trata de un proyecto que nació gracias a la propia voluntad de los empleados. Ellos colaboraban y cuando la empresa lo vio decidió hacerlo también, profesionalizando las acciones. Actualmente, el programa está integrado por 7 escuelas.

“Lo importante para destacar es que no es asistencialismo. Nosotros vamos y trabajamos. No pintamos o entregamos kits y nos vamos. Nos quedamos, trabajamos con la comunidad, con docentes, chicos, familias y entornos”, aseguró Ron.

Desde 2013, también trabajan en materia de alimentación con la organización Nutrición Sin Fronteras, con guías adaptadas a la realidad de cada escuela. “Cada año controlamos qué se está haciendo en relación a la guía”, puntualizó Ron. “Este programa no sólo permitió la creación de espacios, como huertas, gallineros e invernaderos, en las escuelas, sino también la posibilidad de replicar esas acciones en los hogares. El objetivo es que ellos sean autosustentables algún día, más allá de las recaudaciones que se pueden hacer para conseguir mercadería para los comedores”, añadió.

La compañía también implementó un sistema de becas a través de Piecitos Colorados. “Como la mayoría de los chicos son de nivel primario, los incentivamos para continuar en el secundario. Estamos orgullosos de los logros: ya hay estudiantes que alcanzaron el nivel terciario”, enfatizó Ron.

La empresa cuenta con dos proyectos nuevos: uno, en alianza con la Fundación Leer, de apoyo a la lectura y el otro, con el Museo del Prado de Madrid, una iniciativa adaptada para niños que desconocen el tema del arte. “Tenemos los voluntarios para cada escuela y la idea es lanzar las clases en mayo, cuatro clases, una por mes. La idea es que entiendan algo mínimo de arte, llevarlos a museos y a exposiciones”, puntualizó Ron.

Otras acciones están destinadas al fomento del deporte, a través de la creación de polideportivos y la entrega de material a las escuelas. También incentivan la contratación de personas con discapacidad intelectual, no sólo en la compañía sino también en los programas. Esta iniciativa se lleva a cabo junto a la Fundación DISCAR.

“El programa de mayor impacto y el que más nos demanda es Piecitos Colorados, al que más nos dedicamos y le damos prioridad”, indicó Ron. Para ella, de los errores que fueron encontrando, fueron aprendiendo: “Pudimos inmediatamente mejorarlos. Por ejemplo, el desarrollo de becas pasa más por la parte administrativa y, al principio, eso no estaba bien claro. Pero pudimos mejorarlo”.

Por su parte, el área de Responsabilidad Corporativa se enfoca más en “crear conciencia y compartir buenas prácticas, como impulsar el reciclado de plástico dentro de la propia empresa”, señaló Garufi. También empezarán con el reciclado de papel y continuarán colaborando con las comunidades cercanas a las plantas de la compañía, por ejemplo, con un taller que capacita mujeres en la zona de Vicente López. La intención es comprar luego las artesanías que ellas realizan. Eso les da la posibilidad de tener regalos empresariales únicos, entre los que está una versión en miniatura del icónico camión de caudales.

Entre los planes de la empresa, se encuentra continuar dando prioridad al campo de la educación y al “apoyo al talento diferente”. Buscarán incluir una persona con discapacidad en las oficinas, reforzar las mejoras educativas y continuar con los viajes solidarios que realizan sus empleados.

Share Button