Mercado asegurador automotor

Proyecciones del mercado asegurador automotor

Al inicio del aislamiento muchas compañías ofrecieron descuentos para sostener las pólizas. Sin embargo, según los productores la demanda no se recuperará rápidamente. 

 

El mercado asegurador proyecta una lenta recuperación. Al comienzo de la cuarentena, y a medida que se prolongaba, las aseguradoras ofrecieron descuentos y facilidades en el pago de pólizas para sostener su cartera de clientes en plena crisis. 

Aunque la Superintendencia de Seguros de la Nación no las obligó a realizar una reducción de las cuotas, muchas empresas implementaron bonificaciones que se mantuvieron durante semanas, dado el menor movimiento de vehículos. Sin embargo, con el correr de los meses, estos beneficios desaparecieron. 

 

Reacomodamiento del mercado

Roberto Saba, presidente de la Asociación Argentina de Productores y Asesores de Seguros (AAPAS), explicó: “Al inicio del confinamiento, aproximadamente un 8% dio de baja la contratación de su seguro automotor, mientras que alrededor de un 15% se pasó a una cobertura más económica”.  

En sintonía con este desplome, al principio de la cuarentena los siniestros viales cayeron al 30%. De acuerdo a Saba, hoy están cerca del 70% respecto a los niveles registrados antes del brote del coronavirus. 

“Teniendo en cuenta esta situación, las compañías hicieron rebajas de entre el 20% y el 30% en promedio durante abril y mayo. Pero cuando empezó a haber más autos en la calle en junio y julio, las promociones se terminaron. Hoy, la mayoría de las empresas no ofrece más estos descuentos de forma masiva”, aseguró. Aunque luego aclaró que algunas contemplan casos especiales, sobre todo, por pedido de los productores. 

Por su parte, Jorge Zottos, presidente de FAPASA (Federación de Asociaciones de Productores Asesores de Seguros de Argentina), detalló:

 “Muchas ofertas no fueron claras en su comunicación y publicidad. Por ejemplo, en algunas se aplicaba un 40% de descuento sobre la responsabilidad civil, y no sobre el monto total de la cobertura”. 

A pesar de estos descuentos, ahora los especialistas no vislumbran una pronta recuperación de la demanda. “Entre el 8% que decidió dar de baja su póliza hay muchas personas en una situación económica complicada, que tardarán en contratar el servicio nuevamente”, comentó Saba.

 

Demanda en cuarentena

Pese a que, de a poco, hay más automóviles en la calle, todavía no hubo un repunte en las ventas de seguros. “Hay actividades que este año no se recuperarán. Los clientes que pertenecen a estos rubros demorarán más en reinsertarse. Estimamos que recién entre marzo y abril del año próximo se alcanzarán los volúmenes obtenidos antes de la pandemia”, adelantó Saba.

“La recuperación será muy tenue. Por ahora, no hay señales de que se producirá este año. Igualmente, aunque sea leve el repunte, le dará algo de oxígeno a la industria”, anticipó Zottos.

Según los referentes consultados, el descenso de patentamientos también incide en la caída de la demanda. El último relevamiento mensual de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA) reveló que en julio se patentaron 30.288 autos, lo que significó una merma del 39,3% interanual y del 18,8% respecto de junio. “Esta baja se refleja en la comercialización de seguros. Es un factor más que se suma en este contexto e impide el repunte del sector”, señaló Saba.

 

Caída de la facturación y balances en rojo

Otros expertos reconocen que hoy esta rama representa para muchas empresas un “negocio a pérdida”. 

Un consultor recientemente entrevistado indicó: “La pandemia fue un combo explosivo para muchas compañías. Las firmas más grandes tienen espalda para atravesar mejor una coyuntura como esta, pero las más chicas ya exhiben serias dificultades”.

Sin la posibilidad de dar bonificaciones, resulta difícil pensar en una rápida recuperación. A ello, hay que sumarle que muchas aseguradoras siguen operando con un esquema de trabajo remoto, por lo que se torna más difícil ganar nuevos clientes con sus oficinas prácticamente cerradas. El 67% de las ventas de primas están en manos de brokers y asesores, mientras que el 33% corresponden a ventas directas. Este canal se vio particularmente resentido, ya que se perdió el contacto personal. Los productores, por su parte, intentaron adaptarse a los medios digitales. 

Share Button