Se acelera la incorporación de tarjetas contactless

Las tarjetas de crédito y débito con tecnología contactless (sin contacto) ya son una realidad en nuestro país. Cuatro de los principales jugadores del mercado hablaron con NBS Bancos y Seguros sobre los desafíos para una adopción masiva y las tendencias que se vienen de cara al futuro.

 

Todavía no culminó la renovación de las tarjetas con banda magnética por aquellas que suman chip pero el mercado ya se encuentra frente a una nueva migración de plásticos. Es que, en materia de medios de pago, la vorágine tecnológica obliga a las entidades a seguir las tendencias globales y adoptar nuevos desarrollos, siempre con el foco puesto en mejorar cada vez más la transaccionalidad entre consumidores y comerciantes.

El tap to pay (en inglés, tocar para pagar), que ya es una realidad en otras partes del mundo, llegó a nuestro país hace casi una década, cuando fue implementado en tarjetas orientadas a micropagos para transporte público, como lo fueron primero Monedero y después SUBE. Sin embargo su adopción en tarjetas bancarias tuvo una evolución más bien paulatina que comenzó haciendo punta en las tarjetas de crédito pertenecientes a segmentos de alta renta.

Mastercard –a través de su entonces único adquirente local, First Data– fue la primera marca de tarjetas en traer la tecnología de los pagos sin contacto al país.

En los últimos meses, sin embargo, se sumaron las tarjetas Visa contactless. Con los dos principales jugadores promoviendo esta tecnología, se aceleró su penetración en el resto de los consumidores y segmentos.

Según Gabriela Renaudo, group country manager de Visa Argentina y Cono Sur, “hoy todos los emisores del país ya deben emitir todas sus nuevas tarjetas Visa con tecnología contactless. Actualmente, y destacando el gran trabajo que están realizando los emisores y el compromiso en promover la adopción de esta nueva tecnología de pago, tenemos más de cuatro millones de estas tarjetas en el mercado. En los próximos dos a tres años todo el parque de tarjetas de crédito, débito y prepago debería estar migrado a contactless”.

De acuerdo a la especialista esperan llegar a los ocho millones de plásticos sin contacto para fin de año y tener para 2021 el 100% de las terminales listas y el parque de tarjetas enteramente migrado a esta tecnología.

Algo similar sucede del lado de Mastercard que proyecta para fin de 2019 contar con tres millones de tarjetas contactless emitidas.

Por el lado de las entidades financieras, Banco Supervielle fue el pionero en adoptar esta tecnología ya que emitió los primeros plásticos contactless a principios de 2017. La gerente de Medio de Pago de la entidad, Jimena Castillo, afirmó: “Nuestro objetivo es acercarle a nuestros clientes la mejor experiencia y la innovación en pagos, con lo cual, desde el momento en que estuvo disponible este producto, empezamos a tomarlo. Estamos convencidos de que una vez que la persona comienza a utilizar este tipo de tarjeta extiende su uso a todo tipo de compras por la buena experiencia que genera en términos de velocidad y seguridad”.

Similar al uso de tarjetas de transporte, esta nueva modalidad de compra sólo requiere acercar la tarjeta a la terminal de pago habilitada con tecnología NFC (Near Field Communication). Esto puede hacerlo el propio consumidor sin tener que entregar el plástico a un tercero, lo que le agrega un factor más de protección que se suma a los estándares de seguridad que ya poseen todas las tarjetas con chip. Las tarjetas contactless, además, están pensadas para agilizar los micropagos y, por ello, no se exige firmar el cupón en pequeñas compras.

Los puntos de venta (POS) habilitados para recibir pagos contactless son fácilmente identificables ya que tienen en el frente un símbolo similar al de wifi pero invertido. Paulatinamente, los comercios están incorporándolos pero también se requiere una labor de docencia hacia los empleados que trabajan frente a la caja, para que ofrezcan al cliente esta nueva modalidad de pago.

“Esto es un cambio cultural muy grande. Una compra con contactless tarda menos de cinco segundos en realizarse. Después, el otro factor es parametrizar hasta qué monto no se requiere la firma del cupón de compra. En nuestro país, por el momento es hasta los 1.000 pesos pero entendemos que en un corto plazo va a subir porque hay consumos que superan fácilmente ese monto como, por ejemplo, llenar el tanque del auto. En el mundo, el tope ronda entre los 25 y los 40 dólares”, explicó Diego Furno, gerente de Medios de Pago y Fidelización de Banco Galicia, entidad que ya migró el 20% de su parque de tarjetas a esta nueva tecnología.

Desde las distintas entidades se habla de que el límite para operar sin firmar el cupon de compra se duplicaría en cuestión de meses. En ese sentido, el acompañamiento de la actual gestión al frente del BCRA resulta clave para impulsar estos desarrollos en el sistema financiero. Los directivos de la autoridad monetaria se han mostrado públicamente a favor de sumar medios de pago al menú actual, de modo de facilitar la formalidad y reducir el uso de efectivo.

“Existe un apoyo muy fuerte de la actual administración en todo lo que es la democratización del sistema de medios de pago y la incorporación de nuevas tecnologías. Por eso han aparecido tantas fintech. Tanto ellos como los bancos digitales y los tradicionales hemos incorporado nuevos medios de pago y lo seguiremos haciendo. Así como salió el pago con código QR, apareció el contactless y va a aparecer el NFC en dispositivos móviles. Todo tiende a mejorar nuestras experiencias de pago como usuarios y también le agrega propuestas de valor a los comercios para vender”, completó Furno.

 

Beneficios a ambos lados del mostrador 

 

En los bancos consultados tanto las nuevas emisiones como las reposiciones salen con tecnología contactless. De todos modos, si un cliente quiere pedir su tarjeta para pagar sin contacto antes del vencimiento del plástico, puede hacerlo sin costos adicionales a los de reposición y por los canales digitales de cada entidad.

Banco Itaú es otro de los que adoptó esta tecnología y fue el primero en emitir tarjetas Mastercard contactless en su segmento de alta renta. A partir de febrero de este año emiten el 100% de sus plásticos para débito y crédito (sin importar el segmento) con esta tecnología.

Para María Cecilia Britto, jefa de Producto de Medios de Pago de Itaú, la implementación de plásticos contactless simplifica la operatoria tanto para el cliente como para el comerciante y ayuda, además, a reducir el uso del efectivo.

“Las principales ventajas están en la agilidad y la rapidez. El momento del pago es el de mayor fricción en una transacción y, si se puede reducir eso a la mínima expresión, me parece que le gana al efectivo, que sigue siendo nuestro principal competidor. Hoy en día, cuando un cliente va a un restaurante a comer, el momento de pagar es cuando más tarda, aunque ya tomó el café y se quiere ir a su casa. Entonces, poder hacer el tap and go me parece que es una ventaja y un beneficio tremendo para el consumidor”, expresó la ejecutiva.

Para fomentar la adopción, las distintas entidades financieras complementan la renovación de los plásticos con acciones de marketing. Realizan descuentos y bonificaciones propias. Visa, por ejemplo, ofrece descuentos en gastronomía que llegan al 50%. Mientras que Mastercard pone en marcha las “semanas contactless”, con descuentos de hasta el 30% acumulables con los ofrecidos por los bancos.

Si bien estas campañas permitieron difundir el uso de los pagos sin contacto, aún queda mucho por hacer para que el cliente internalice este nuevo mecanismo. “Lo que nos está pasando ahora es que lo están usando más que nada porque tienen beneficios. Entonces estamos en la primera parte de la película, cuando lo empiezan a usar porque les beneficia en algo. Después, nuestra idea es que al darse cuenta de que es fácil y mucho más ágil, directamente se use sin los beneficios. Todavía está muy enfocado en la semana en que se puede usar o la noche que hay descuentos, y después como que se olvidan que su tarjeta tiene contactless. Esto va a cambiar muy pronto porque es una experiencia diferente y muy buena de cara al usuario”, se entusiasmó Britto.

Los beneficios no terminan en la experiencia de compra sino que también generan ganancias del otro lado del mostrador. “Las ventajas son también para los comercios porque no sólo la experiencia del usuario es excelente, sino que hay que pensar en la eficiencia que esto genera para las grandes cadenas, el tiempo que se ahorran con esta modalidad de cobro. Todos los locales de comida rápidas o negocios donde hay mucha línea de caja van a experimentar grandes mejoras. Incorporar esta tecnología a la hora de cobrar mejora muchísimo la eficiencia desde el lado del comercio”, sostuvo Furno.

Para Renaudo “sin dudas la capacitación al comercio es un pilar fundamental en el proceso de adopción y uso de esta nueva tecnología, que vale la pena resaltar que es más conveniente, seguro y rápido, tanto para el consumidor como para el comerciante. Nuestros adquirentes son los principales responsables del proceso de capacitación de cara al comercio, y son quienes están trabajando en migrar sus puntos de venta para que acepten pagos sin contactos”.

Según la especialista de Visa, el desarrollo de los pagos contactless va a depender tanto de la habilitación como del aumento en la aceptación de los comercios para recibir pagos de este tipo. Su crecimiento va a estar dado por el incremento en la emisión de tarjetas, algo que ya se está dando. De acuerdo con la compañía, existe alrededor de un 20% de POS habilitados para recibir pagos sin contacto y estiman para fin de año alcanzar el 50%. La otra mitad se completaría hacia 2021.

Entre las terminales de pago que deben renovarse existen dos grupos. Las que necesitan una actualización de software para aceptar pagos sin contacto y las que directamente tendrán que ser reemplazadas por dispositivos más modernos.

Una vez que se efectúe el cambio de POS, Argentina se pondría a tono con lo que sucede en buena parte del mundo. “Hoy hay países como Australia donde prácticamente el 100% de los pagos se realiza con esta tecnología. En nuestro continente, quienes tienen la oportunidad de viajar a Chile lo pueden experimentar. El 52% de las transacciones presenciales son contactless y el 97% del parque de POS chileno está migrado”, contó Renaudo.

 

Un futuro sin tarjetas

 

La tecnología contactless tiene unos diez años de antigüedad y está muy extendida en mercados desarrollados, como Estados Unidos y Europa. En varios países, de hecho, ni siquiera es necesario apoyar la tarjeta para pagar, sino que se hace desde el teléfono móvil.

El aumento de los POS contactless a nivel local permitiría apalancar esta clase de desarrollos en el país. Así, en el corto y mediano plazo se eliminarían la necesidad de tener que llevar el plástico en el bolsillo.

Así lo indicó Castillo, de Banco Supervielle: “La aplicación de esta tecnología es un paso importante en la evolución de los medios de pago en la Argentina. Además de ser un acelerador de la adopción de los pagos electrónicos creemos que es también el primer paso para evolucionar hacia los pagos móviles. Es decir, que la tarjeta esté en el dispositivo y desde ahí se pueda pagar sin la necesidad de tener la tarjeta física”.

Estos desarrollos fueron confirmados por Visa, que ya se encuentra trabajando para implementar tecnología contactless directamente desde el celular u otro dispositivo wearable como un reloj, una pulsera o un anillo.

Con respecto a los próximos pasos, Furno adelantó: “Lo que se está trabajando entre bancos, procesadores y las marcas es generar la tokenización de todo el parque de tarjetas y empezar a migrar a esta tecnología. Se empieza a portar en un token con los números de la tarjeta y la clave. Todo el desarrollo que están haciendo los bancos digitales, los tradicionales y las fintech en el lanzamiento de las billeteras virtuales hace que el cliente pueda empezar a llevar su tarjeta en su celular sin que tenga el plástico en la mano. A fines de 2019 algunos bancos ya vamos a estar lanzando esto de la tokenización y 2020 será el año en la Argentina donde se van a empezar a ver muy desarrolladas todas las billeteras virtuales y el pago NFC”.

Sin embargo, en la visión de Britto todavía existen limitaciones que podrían retrasar la adopción en forma masiva. “Hoy solamente el 10% de los celulares están preparados para operar con tecnología NFC, por lo cual requeriría un cambio de tecnología en los teléfonos,  que no tiene nada que ver con los medios de pago. Por otro lado, también es cierto que los celulares se cambian mucho más rápido que cualquier otra cosa, por lo cual, yo creo que en un mediano plazo eso va a suceder. Ya hoy está pasando con el código QR y la evolución es necesariamente pagar con el celular directamente en el POS. Lo bueno es que no habría que volver a cambiar el parque de POS porque ya están preparados”, concluyó la ejecutiva de Itaú.

Share Button