Se avanza hacia los pagos sin contacto

Juan Cerrutti - Foto04

En nuestro país, la utilización de esta modalidad todavía está limitada al pago de transporte público mediante las tarjetas Monedero, SUBE o Red Bus. Sin embargo, algunas importantes entidades ya vienen trabajando en su aplicación a tarjetas de crédito con chip y teléfonos móviles.

 


Si bien las tarjetas de crédito y débito se han consolidado como uno de los medios de pago más utilizados por consumidores en detrimento del dinero en efectivo, aún poseen falencias en cuanto a medidas de seguridad y tiempos de transacción. Es por ello que desde hace más de 10 años se viene trabajando en una tecnología de pagos sin contacto o contactless que permite realizar transacciones mediante dispositivos electrónicos seguros. Por ejemplo, se puede concretar una compra con sólo acercar la tarjeta o el teléfono celular a las terminales de venta.

Esta tecnología, denominada Near Field Communication (NFC), consiste en una comunicación inalámbrica de corto alcance diseñada para intercambiar datos de forma segura entre dispositivos en distancias de hasta 20 centímetros. Si bien la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC) habilitó el uso de tecnología NFC en nuestro país en noviembre de 2012 aún no está implementado su uso en tarjetas de crédito, débito o teléfonos móviles.

El uso de la tecnología contactless en Argentina todavía se encuentra limitada a micropagos en materia de transporte, como son los casos de las tarjetas Monedero y SUBE en la ciudad de Buenos Aires y Red Bus en las provincias de Córdoba y Mendoza. Sin embargo, importantes entidades vienen trabajando en su aplicación a tarjetas de crédito con chip y teléfonos móviles.

El responsable de Banca Electrónica de ICBC, Gonzalo Díaz Solá, indicó a NBS Bancos y Seguros que si bien la implementación de esta tecnología viene demorada en nuestro mercado es algo que se concretará en los próximos años. “Que la tecnología contactless a nivel bancos no se esté implementando todavía en Argentina no significa que las entidades no la estén viendo o no quieran en algún momento incorporarla. Nosotros, por ejemplo, en julio de 2015 lanzamos nuestra nueva aplicación y en ese momento no la incorporamos porque lo que había en el parque de terminales NFC activas todavía no era un número importante como para tener en cuenta. Ahora, esto en un par de años va a cambiar. Es una cuestión de entender en qué momento el usuario la va a poder utilizar como quiere y de manera más masiva”.

El ejecutivo destacó una mayor tendencia hacia la utilización de tecnología NFC en teléfonos celulares, como smartphones, que en tarjetas de crédito y débito. “La idea final es que el celular funcione como un integrador de medios de pagos y como única antena NFC. Porque sino surge el problema de que si tuvieses dentro de la billetera cinco plásticos distintos con tecnología NFC cuando acercas la billetera a un medio de cobro sería imposible saber cuál se activa y cuál no. Por eso, con la gran oportunidad que da el smartphone, se empieza a pensar bien cuál es el camino adecuado antes de hacer un uso masivo, salvo que tenga una justificación, como puede ser una tarjeta económica para realizar un micropago, que es el caso de la SUBE”.

Según Díaz Solá, esta tecnología va a estar implementada masivamente en Argentina dentro de aproximadamente dos años. Mientras tanto, se encuentran trabajando conjuntamente con el resto de las entidades para una mejor migración.

Mastercard viene participando en este proceso. El vicepresidente de Productos para el Cono Sur de la empresa, Valerio Murta, señaló que “la idea es tener los ecosistemas listos para poder avanzar con la migración hacia el contactless y fundamentalmente tener un mercado más masificado. Es importante mencionar que venimos de introducir las tarjetas con chip en el país, y el chip es la primera fase para esta tecnología sin contacto que ahora buscamos implementar”.

La experiencia contactless ya está siendo aplicada con éxito por la compañía en otros países de la región, como es el caso de Chile o Brasil, mediante el aplicativo “MasterPass” para smartphones, que permite agilizar los pagos de los usuarios y brindar mayor seguridad en sus transacciones.

“Hoy por hoy son muchos los países que están implementando esta nueva tecnología. Tenemos los casos de Estados Unidos, Japón y de algunos países de Europa que están bastantes avanzados con la implementación, como Polonia o Rusia. También hay avances importantes en Latinoamérica, por ejemplo en Colombia, Chile y Brasil. En este último país ya tenemos más de 3 millones de centros comerciales listos para la aplicación de este medio de pago contactless y un incremento significativo en las transacciones sin contacto. Estamos creciendo más del 75% trimestre sobre trimestre. Todos estos números nos demuestran que este medio de pago está creciendo cada vez más”, destacó el directivo.

Según indicó Murta, en la empresa se encuentran en la etapa de planificación para que esta tecnología pueda estar en los comercios argentinos en los próximos años, y tienen buenas expectativas acerca de su implementación en los puntos de venta y de lograr una mayor satisfacción por parte de los usuarios.

Otras de las entidades que se encuentra trabajando para la aplicación en Argentina de la tecnología sin contacto es Gemalto, una empresa especializada en seguridad digital y soluciones tecnológicas que ya se encuentra implementando el contactless alrededor del mundo.

Su gerente de Ventas para Transacciones Seguras en el Cono Sur, Gustavo Menezes, puntualizó que si bien nuestro país es uno de los últimos de la región que está migrando sus tecnologías en tarjetas de crédito y débito de banda magnética a tarjetas con tecnología EMV (con chip)-siendo estas últimas el paso previo a la utilización de tecnologías sin contacto-, esto puede constituir una ventaja a la hora de incorporar el contactless. “Lo que vemos es que los comercios están pasando por un proceso de cambiarse de aplicación de banda magnética a aplicación de tarjetas con chip. La oportunidad que existe es que, al momento de hacer esta migración, se puedan pasar directamente a tecnología contactless”.

Según el directivo, una vez realizada la implementación, la migración de la tecnología en las tarjetas de crédito y débito va a acompañar la migración de las terminales, teniendo buenas expectativas en cuanto a la aceptación en comercios una vez que se masifique. “Es muy importante seguir avanzando en el mismo ritmo y alcanzar en el mediano plazo a otros países que tienen un mayor grado de madurez en el uso de esta tecnología. El tiempo que puede llegar a tomar una migración completa no es muy claro. Lo importante es que ya se empieza a anunciar sistemas NFC en el país y que se está pensando en hacer una migración más fuerte de banda magnética a tarjetas con chip contactless”.

Menezes resaltó, por lo pronto, que la tendencia global del contactless ya es un hecho. “Países como Inglaterra, Irlanda, Polonia, Turquía, Japón y Corea son los más desarrollados en pagos sin contacto en tarjetas de crédito y débito; y Estados Unidos, en la utilización de esta tecnología en smartphones. En Latinoamérica, los países referentes son Chile y Brasil”.

“El éxito de esta tecnología se comprueba cuando los mismos usuarios empiezan a usarla en compras de montos más grandes. Hoy en día en Inglaterra se empieza a ver que su uso no está limitado solo al trasporte público, sino que también es utilizado en supermercados y restaurantes. También está comprobado que el usuario que utiliza la tarjeta contactless la usa con mayor frecuencia que uno que sólo tiene tarjeta con contacto. El usuario, al experimentar esta tecnología, aumenta su uso de la tarjeta y utiliza cada vez menos otros medios, como, por ejemplo, el efectivo”, agregó el especialista.

Las ventajas del contactless

Los ejecutivos consultados se refirieron enfáticamente a las ventajas que brinda a los usuarios esta nueva tecnología.

La responsable de Mobile Banking del ICBC, Laura Borghelli, destacó la mayor velocidad en transacciones, mayor seguridad, al no tener que exhibir el medio de pago a otra persona; y una mayor multifunción, que permite al usuario elegir entre varias opciones de pago o beneficios adicionales relativos a la compra directamente desde su dispositivo celular.

Díaz Solá añadió que “la tasa de reproducción de una tarjeta chip es inexistente respecto a una tarjeta con banda magnética. Y cuando se lleva esa tecnología en el teléfono móvil se tiene todo un mecanismo de seguridad de la aplicación y del celular propio. Las soluciones como Apple Pay, en este sentido, son muy interesantes. Es un salto de calidad y seguridad, pero depende mucho en qué situación se encuentra el mercado para poder adoptarlo de manera masiva”.

Para Murta, el uso de tarjetas contactless trae aparejados beneficios para todos los participantes. “Para los emisores de tarjetas, está demostrado que con esta tecnología hay un incremento en la frecuencia de uso y una mayor diferenciación frente a la competencia. Para los comerciantes, entendemos que hay una forma de pago más rápida que les permite reducir tiempos. Y los consumidores tienen la ventaja de hacer una transacción de forma más simple y ágil. Entonces, esta tecnología ofrece un abanico de ventajas para todas las cadenas de valor”.

Según estudios realizados por la compañía de tarjetas, la utilización de la tecnología NFC también resulta en una mayor fidelización de los clientes y una mayor satisfacción en su experiencia de compra.

Menezes también hizo hincapié en los beneficios que esta tecnología genera a los usuarios y los comerciantes. “El primer beneficio, muy importante, es la seguridad. Luego, el segundo es la conveniencia, la agilidad en los pagos. El tercer beneficio es que la tecnología sin contacto con tarjeta viene de la mano de la tecnología sin contacto en el móvil y lo que agrega el móvil es la interactividad. En el mismo momento en que se hace el pago con un teléfono celular en forma contactless se genera interacción con el comercio que le puede brindar al usuario mejores servicios, descuentos, cupones u otros beneficios”.

Share Button