Se sentaron bases para volver al crecimiento sustentable

Juan Curutchet, presidente del Banco Provincia.

Juan Curuchet-01

Tenemos que resolver la ecuación –en una economía donde la inflación baja– de cómo pasamos de ser una banca transaccional a una banca de préstamos. Los bancos posinflación debemos ver cómo la compresión de márgenes lleva el desafío de ganar en volumen lo que se va a perder en ingresos financieros.

Ha sido un año de transición en el cual el país está ante la novedad de un gobierno no peronista, ni militar ni radical, algo que no ocurría desde 1916. El primer desafío era el cambio institucional y creo que la gente lo valora profundamente. Percibe un mejor clima de convivencia política, con plena libertad de prensa y de juego de las instituciones. Obviamente, el reclamo y la aspiración de todos nosotros es volver a la senda del crecimiento sustentable, pero este año se sentaron las bases y ahora viene una etapa de cosecha. Habíamos pensado que, a lo mejor, arrancaba antes, pero las cosas se dieron de esta manera, en parte porque Brasil no logró recuperarse. Ahora se agrega cierta volatilidad a nivel internacional por las elecciones en Estados Unidos, pero no creo que esto sea tan determinante para Argentina.

En la provincia de Buenos Aires empezamos el año con la duda de si teníamos presupuesto, pero a lo largo de estos 12 meses se demostraron buenas condiciones de gobernabilidad y una buena relación con todos los municipios. El presupuesto para 2017, que es el primero genuino de Cambiemos, es mucho mejor porque hay más plata para inversión y el endeudamiento que se está tomando es para hacer obras. Al recorrer la provincia, puede verse que las obras están en marcha.

Respecto al sistema financiero, a los bancos, en términos generales, les ha ido mejor que al resto de la economía. Los diferencia una primera etapa del año donde la demanda de crédito estuvo fría y un final de año donde está en crecimiento y hay una expansión del crédito al sector privado, alentada, sobre todo, por el crédito al consumo. La novedad obviamente fue la rehabilitación de los préstamos en dólares y la recuperación de las líneas de préstamo internacionales.

Este año hubo dos temas fundamentales para el sector: el cambio de las reglas macroeconómicas y la revolución tecnológica. Los bancos estamos en una etapa de transición. Tenemos que resolver la ecuación –en una economía donde la inflación baja– de cómo pasamos de ser una banca transaccional a una banca de préstamos. Los bancos posinflación debemos ver cómo la compresión de márgenes lleva el desafío de ganar en volumen lo que se va a perder en ingresos financieros.

Otro tema importante es que estamos cerrando el año con una clarísima expansión del crédito hipotecario. El año que viene será un año con decenas de miles de hipotecas. Va a haber una clara expansión de este tipo de préstamos. Para esto, la evolución de la inflación va a ser importante: cuánto más cerca estemos de la pauta que plantea el Banco Central, más hipotecas va haber. En ese sentido, creemos que la pauta de inflación se va a cumplir, quizás en la parte más alta del rango propuesto por la entidad.

Para el 2017, en el banco vislumbramos un escenario de crecimiento de los préstamos. Creemos que van tener más incidencia en nuestra cartera los hipotecarios UVA. Por otro lado, vamos a firmar con PROCREAR la expansión del crédito para la construcción y, al mismo tiempo, vamos a crear un préstamo hipotecario para la construcción propio.
Asimismo, vamos a profundizar todo nuestro plan de remodelación de sucursales y de renovación de todas las terminales de autoservicio y tenemos que hacer mejoras estructurales en todo nuestro sistema.

Creo que la sociedad se da cuenta de todos estos cambios y va a acompañar en las elecciones de medio término del año que viene.

Share Button