Se volvió a insertar a la Argentina en el mundo

Rubén Iparraguirre, vicepresidente de Banco Patagonia.

Ruben Iparraguirre-01

Con la mirada en el corto y mediano plazo, existe ahora una cierta preocupación de que, si los mercados siguen cerrados (como viene sucediendo en este último trimestre), el sector público absorba recursos que deberían ir al sector privado. En la última licitación de letras de este mes, el Tesoro comenzó a llevarse los dólares que estaban en los bancos.

Hemos atravesado un año de transición tras la llegada de Mauricio Macri a la Casa Rosada. Hay tres temas que fueron fundamentales para poder volver a insertar a la Argentina en el mundo: la salida del cepo, el acuerdo con los holdouts y la apertura de los mercados internacionales. Lo que más preocupa ahora es el frente fiscal: el déficit no ha sido atacado como esperábamos y seguimos con niveles muy altos.

Pese a los vaivenes económicos, el sistema financiero llega al fin de año en un estado muy sólido. La inflación le ha permitido tener muy buenos resultados, a pesar de seguir con las líneas subsidiadas, que pensábamos que era un tema que iba a ser dejado sin efecto y, sin embargo, se sigue manteniendo.

Por otra parte, si bien el Banco Central (BCRA) tomó una serie de medidas para fomentar la bancarización y les quiso dar celeridad, la realidad es que esto está llevando más tiempo que el previsto, por problemas tecnológicos o logísticos. Recién se va a ver el resultado de esto desde el año que viene. Estas soluciones requieren de ciertos desarrollos tecnológicos que llevan procesos muy largos.

Con la mirada en el corto y mediano plazo, existe ahora una cierta preocupación de que, si los mercados siguen cerrados (como viene sucediendo en este último trimestre), el sector público absorba recursos que deberían ir al sector privado. En la última licitación de letras de este mes, el Tesoro comenzó a llevarse los dólares que estaban en los bancos. Ese stock habría estado disponible para el sector privado. La Argentina no está aislada del devenir internacional y las expectativas que generó el nuevo gobierno de los Estados Unidos hicieron que los mercados se mantengan cerrados para todos los emergentes.

Para el año que viene, el Banco Central dispuso que tenemos que mantener la Línea de Crédito para la Inversión Productiva, que es una línea subsidiada que va a estar quitándole spread al sistema. Pero la clave es que se consolide la estrategia que el presidente del BCRA propone: que mantengamos una tasa de interés real positiva. Esto, sin duda, va a hacer que el ahorro genere capacidad prestable que los bancos puedan destinar al sector privado.

A nivel macro, para 2017 todos esperamos que el país crezca. Vamos a pasar de caer 2,5 puntos del PBI este año a crecer unos 3 puntos. En el sistema financiero, vemos que, en la medida en que la inflación baje, va a bajar la tasa de interés. Hoy hay spreads bastante altos que van a empezar a caer y, al hacerlo, van a obligar a todo el sistema a transformarse y ser mucho más eficiente. El mercado va a tener que sufrir una serie de ajustes para adecuarse al nuevo escenario.

A nuestro banco este año le ha ido muy bien desde el punto de vista de los resultados. Ha crecido en 5 o 6 sucursales y tenemos pensada la apertura de otras 5 sucursales para el año que viene. Planeamos un crecimiento muy grande en infraestructura y también una apuesta muy fuerte al tema tecnológico. En los primeros meses del año vamos a estar saliendo con nuestros desarrollos de banca móvil y de nuevas páginas web para personas y para empresas. Estamos poniendo el foco en el desarrollo digital, porque entendemos que la baja de costos va a ser por ese lado. Además, de este modo vamos a poder otorgarle un servicio de calidad a todos nuestros clientes.

Share Button