Seguros agropecuarios, desafíos para salir del estancamiento

Los seguros agropecuarios incorporan nuevos riesgos y con tecnología esperan aumentar el volumen protegido.

 

Durante el 2020 el segmento de seguros agropecuarios generó primas por 16.139 millones de pesos, aseguró 21,2 millones de hectáreas y emitió 157.595 pólizas. Sin embargo, referentes de las principales aseguradoras advierten que desde hace, al menos, diez campañas, el porcentaje de seguros sobre hectáreas sembradas no crece.

Carlos Comas, gerente de Riesgos Agropecuarios de La Segunda, explicó que la superficie sembrada asegurada oscila entre el 47 y 55%, y que las aseguradoras siguen ofreciendo las mismas coberturas: granizo y granizo con adicionales, como viento y helada.

En ese sentido, señaló que si el mercado avanzara en la cobertura de nuevos riesgos como sequía o inundación, podría verse un incremento en la comercialización de estos seguros.

“Quizá no creceríamos en cantidad de hectáreas aseguradas sobre sembradas, pero sí en términos de riesgos. En consecuencia, también crecerían las primas, porque un seguro de sequía tiene un valor tres veces mayor”, sostuvo.

Para Comas es fundamental encontrar un equilibrio entre las tasas técnicas y el valor de las primas, de manera que la cobertura tenga un costo más accesible para el productor agropecuario.

 

Costos y riesgos

 

En línea con su colega, Andrés Laurlund, gerente de Riesgos Agrícolas en Allianz, opinó que el mercado está estancado. Y que las razones que limitan la expansión de los seguros agrícolas podrían sintetizarse en tres aspectos: percepción del riesgo, falta de coberturas para riesgos sistémicos y costos elevados.

“Para algunos, el costo del seguro es caro. Sobre todo, en regiones como La Pampa, Córdoba y San Luis. Además, las coberturas agrícolas están gravadas con más del 25% de impuestos y las coberturas climáticas catastróficas no reciben subsidios a la prima por parte del Estado para bajar el costo al asegurado”.

Las estimaciones de la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN) reflejan el estancamiento en términos de coberturas para nuevos riesgos. En esa línea, Gustavo Mina, gerente de Seguros Agropecuarios de Sancor, opinó: “Los desarrollos están enfocados en mejorar las coberturas y no son suficientes para incentivar un crecimiento del volumen asegurado. El año pasado sacamos un seguro paramétrico de sequía para soja y este año para maíz, pero la demanda por parte de los clientes es muy baja comparada con granizo”.

Y agregó: “Es muy bajo el nivel de adhesión. Al productor agropecuario le parece que cubrir sequía es caro, pero el riesgo existe y es el costo que corresponde”, apuntó.

 

Tecnología y crecimiento

 

De cara al futuro, la tecnología es un aliado clave para crecer en servicios y nuevas coberturas. Sobre esto, Laurlund opinó: “La tecnología permite visualizar un campo de manera remota y detallada para hacer una buena evaluación del riesgo y la tasación de un siniestro. Nos va a permitir mejorar las coberturas y hacerlas más específicas. Además, la sustentabilidad y el cuidado del medio ambiente favorecen los seguros. Tenemos que acompañar a nuestros clientes y buscar productos que se adapten a esas tendencias”.

En la misma línea, Mina agregó que desde hace años se usan sistemas de georreferenciación de los lotes, drones e imágenes satelitales para la gestión de los siniestros.

“Estos nos permite ofrecer al productor agropecuario la historia de su campo, hacer coberturas a medida, reducir el riesgo base y achicar el área de medición alrededor de su terreno”, explicó.

Por último, Comas agregó que también se desarrolla una solución tecnológica que permite la captación de datos de rinde en el momento de la cosecha. En 300 hectáreas puede tomar hasta 5.000 muestras de rendimiento y transmitirlas, en tiempo real, al productor agropecuario a través de su celular, y a la aseguradora.

“Son seguros que tenemos en prueba piloto, con poca cantidad de hectáreas que tienen cobertura de granizo y sequía. Intervienen tecnologías como big data, internet de las cosas e inteligencia artificial”, apuntó.