Seguros de retiro: con la mira en los millennials

Los seguros de retiro permiten disponer de una renta complementaria a la jubilación. Se contratan en pesos o dólares y tienen beneficios impositivos.

En la Argentina, son pocas las personas que ahorran para el momento de la jubilación. Aunque muchas se preguntan qué será de su vida financiera cuando ya no estén laboralmente activas, consideran que el seguro de retiro es un gasto, cuando, en realidad, es todo lo contrario. Y para las compañías la estrategia es de convencer a millennials y centennials de la importancia de esta inversión. Son el público ideal para estas pólizas, pero también el más difícil de captar.

La penetración del seguro es baja a nivel local. Falta cultura de ahorro y la población tiene poco conocimiento financiero”, sostiene José Aramburu, gerente comercial corporativo de SMG Seguros. Pero, aunque en el país hay una escasa cultura aseguradora y una baja capacidad de ahorro, cada vez hay más información sobre estas coberturas y son más los argentinos que las contratan.

Los fondos no se destinan únicamente a cubrir gastos diarios en la etapa jubilatoria, sino que también cumplen otras finalidades. Se utilizan para otros usos, como abrir un negocio, comprar una propiedad, cambiar el auto, viajar, cubrir los estudios de hijos y nietos o pagarles el casamiento o la fiesta de 15.

Es un ahorro. No genera intereses ni deudas. Es voluntario y flexible. La inversión se capitaliza y no se pierde”, asegura Claudia Rodríguez Andrade, gerente comercial de Orígenes Seguros de Retiro.

Andrea Benedetti, delegada de la Filial Oeste de la Asociación Argentina de Productores Asesores de Seguros (AAPAS) les recomienda a sus clientes empezar a ahorrar cuanto antes: “Comenzar hoy es imprescindible. De esta manera, se llegará al retiro con mayor capital”.

Beneficios

Las coberturas se pueden contratar en pesos o en dólares. “La divisa estadounidense es un resguardo que protege el capital. La ventaja es que se adquiere al tipo de cambio oficial”, apunta Rodríguez Andrade.

Existe una tasa mínima garantizada que la Superintendencia de Seguros ajusta periódicamente. A ese piso del 1%, hay que sumarle la ganancia que se obtiene por la rentabilidad que genera la aseguradora con la que se contrató la póliza, que puede alcanzar hasta el 70% anual en algunos casos.

Otra ventaja de contar con un seguro de retiro o ahorro es que se obtienen beneficios impositivos. “Los fondos que se capitalizan con esta cobertura están exentos del impuesto de bienes personales y son deducibles del impuesto a las ganancias. Se puede deducir hasta 18.000 pesos este año y 24.000 pesos en 2021. Aplica para nuevas pólizas y para vigentes”, detalla Rodríguez Andrade. Además, el seguro es no remunerativo: cuando la empresa hace el aporte, el empleado no paga ganancias sobre ese importe.

Faltan trabajadores formales para ‘bancar el universo de retirados. Hay un problema de base y la tendencia demuestra que en el corto plazo seguirá igual o incluso peor. El sistema está colapsado. Hoy, hay sólo 1,43 aportantes por cada retirado, cuando se necesitan entre 5 y 6 activos. En 10 años, solo el 30% podrán percibir su jubilación”, anticipa Aramburu.

Share Button