Seguros on demand

Este tipo de coberturas ofrecen la posibilidad de activarse y desactivarse durante determinados períodos de tiempo.

 

Gracias al desarrollo de las nuevas tecnologías, los seguros on demand o también llamados on/off, ofrecen nuevas opciones para aquellos clientes que encuentran más beneficioso activar la cobertura durante un período de uso específico. En línea con una mayor personalización de la industria, esta modalidad de contratación responde a una demanda de los usuarios habituados a las aplicaciones móviles y a la inmediatez digital. 

 

Necesidades puntuales y diversas

 

La flexibilidad, agilidad, y personalización del consumo son las principales características en este tipo de productos. 

Nicolás Casarino, socio de PwC Argentina y especialista de la Industria de Seguros, explicó: “Los seguros on demand consisten en una modalidad que surgió con las tecnologías digitales. Ofrecen una contratación con mayor flexibilidad, donde el consumidor decide por qué periodo contrata el seguro. Por ejemplo, para un seguro de un automóvil, si mi hábito es usarlo los fines de semana y el resto del tiempo queda estacionado, entonces puedo activarlo sólo cuando lo utilizo”.

A su turno, Ricardo Bueno, CEO y fundador de Mecubro, señaló: “Un seguro on demand es una cobertura de forma temporal que funciona por el período que el usuario realmente lo necesita. Brinda la posibilidad de contratar el seguro por día. Básicamente se paga por lo que se consume. Es flexible tanto a la hora de contratar como de finalizar. Una vez que el usuario coloca la fecha de vigencia y se acredita el pago, comienza la cobertura. Para la baja, espera la fecha que colocó como cierre o simplemente presiona un botón para finalizar o reanudar la cobertura”.

Orbis Seguros es la primera compañía que empezó a ofrecer coberturas on demand a través de la plataforma WeCover, lanzada a mediados de este año. Gastón Giachello, gerente de Nuevos Negocios remarcó: “Son soluciones que el mercado de seguros está incorporando en relación con las expectativas de los consumidores. Las nuevas generaciones, millennials y centennials, pretenden consumir cuando quieren y donde quieren; y ese concepto, se traslada a diferentes ámbitos de negocios. Es la tendencia, aunque la demanda aún no está lo suficientemente madura”.

Casarino coincidió: “Estos cambios de hábitos en el consumo tienen implicancias de más largo plazo. De todos modos, es importante que se vayan lanzando estos productos”. 

 

Coberturas implicadas

 

Algunos ramos del seguro son más proclives a este tipo de contratación personalizada. 

Ricardo Bueno sostuvo: “Nosotros lo estamos realizando con éxito en seguros de accidentes personales, pero también se pueden otorgar en vehículos, seguros de objetos y seguros de transporte de mercaderías, entre otros”.

Ejemplificó el caso de accidentes personales: “Están dirigidos a trabajadores independientes, profesionales, monotributistas, turistas, y a nuevos actores del mercado que trabajan para startups o que se encuentran conectados a aplicaciones como Glovo, PedidosYa, Rappi, Uber y otros”. 

Casarino, en tanto, comentó: “En general se están viendo casos para asegurar bienes patrimoniales de las personas. Puede ser un celular, la cámara fotográfica o la computadora, y también aparecen casos de seguro hacia las personas, como salud y vida. Dentro de los casos patrimoniales es común solicitarlo para cuando los habitantes de la vivienda se van de vacaciones. Otro caso novedoso es para los drones, cuando son utilizados para hacer una sesión fotográfica y se necesita el seguro para el momento específico de un evento”.

 

La tecnología como pilar

 

Los especialistas acordaron en que el desarrollo de la digitalización en la industria es fundamental para ofrecer este producto.

Según Casarino, “tiene que ver con la inmediatez en la posibilidad de contratación, mientras que si hay que esperar una cotización telefónica o enviar un email, pasa el tiempo y pierde sentido. Las apps telefónicas son un acompañamiento muy importante para el éxito de esta contratación”.

Por su parte, Giachello aportó: Si no tuviésemos la tecnología disponible sería imposible fragmentar coberturas, es decir, trabajar con un producto que se consume y deja de consumir cuando la persona quiere. Estas particularidades hacen más dificultoso el tratamiento con los métodos de una póliza tradicional”.

Ricardo Bueno, por su lado, apuntó: “Tenemos clientes que contratan los seguros a la 1 de la mañana porque son artistas que suelen ir a actuar en bares y eventos, o están aquellos que se aseguran antes de ir a trabajar, a las 6 o 7 de la mañana. Acompañamos la sinergia digital con el trato personal. Atendemos a nuestros clientes a través de un chatbot, vía telefónica, email y redes sociales. Definimos horarios de atención y orientamos a nuestros clientes para enseñarles a usar la plataforma y resolver todo tipo de dudas”.

 

El papel del PAS

 

Con respecto a la evolución de la industria, Giachello opinó: “Creo que el productor de seguros no va a desaparecer como canal de ventas. Sí creo que habrá una profunda transformación y concentración del mercado, pero conviviendo con ofertas para distintos segmentos. Tenemos que atender a diferentes demandas, con diferentes canales y alternativas, combinando los mejores atributos de lo tradicional (que tiene que ver con la tangibilidad y la contención en casos de siniestros) con lo digital (que premia la inmediatez)”.

 

Primas y perspectivas

 

La prima para este tipo de coberturas es proporcionalmente más alta, pero en términos absolutos puede significar un importante ahorro para el asegurado. 

Al respecto, Giachello reconoció: “Un seguro de este tipo puede resultar económicamente viable pero luego del tercer día es inconveniente frente a una cobertura mensual tradicional. No es un producto que va por el precio sino que apunta a adaptarse a cierta demanda, a determinadas oportunidades de negocios”.

Casarino acordó: “El uso repetido de esta modalidad excede el costo de una póliza con contratos de mayores plazos. Lo que estaría eligiendo el consumidor es un período más acotado pero de mayor riesgo, por lo que si su uso es muy específico, al final del día, ahorra dinero”.

En tanto, Bueno indicó: “El cliente paga solamente lo que necesita, lo que le permite contratar un seguro por día a muy bajo costo, porque adquiere una excelente cobertura fraccionada a los días de contratación, lo que termina siendo un ahorro si su utilización parte de esta frecuencia”.

Share Button