Sólo la inversión es capaz de generar crecimiento a largo plazo

Por Alejandro Butti, CEO y country head de Santander.

En 2021 ayudamos a más empresas a financiarse y ampliar la inversión. Participamos del 75% de las operaciones, por un volumen total de 193.000 millones de pesos. Lideramos la colocación del primer bono sustentable y fuimos colocadores de la primera obligación negociable emitida por la asociación civil TECHO. Esta operación representó el primer bono social en la Argentina. Además, sellamos una alianza con Enel X para impulsar la transición hacia energías limpias.

Una vez más, fuimos elegidos entre las tres mejores compañías para trabajar en el país, según el ranking Great Place to Work (GPTW). Hace 13 años consecutivos que estamos en el top 5. También, nos ubicamos entre los cuatro mejores lugares para trabajar para las mujeres y en el top 3 para millennials.

Esperamos que en 2022 se sienten las bases para una recuperación sustentable. Si las condiciones económicas acompañan, Santander está listo para ser una palanca que impulse el crédito y la reactivación económica. El sistema financiero ratificó que es parte de la solución, y no del problema. Se transformó en un activo que contribuye a la estabilidad, aún en contextos desafiantes.

Hoy está sólido, con buenos niveles de capitalización, nivel de mora relativamente bajo y liquidez en dólares en niveles récord históricos, por arriba del 80%. A diferencia de otros eventos del pasado, no tiene descalce de monedas. Los dólares prestados fueron desembolsados a empresas que generan dólares.

No obstante, el sistema es pequeño. El crédito representa apenas el 10% del PBI, frente al 50% en la región y más de un 100% en países desarrollados. Nunca está de más recordarlo: más depósitos es mayor crédito para las empresas y familias. Y eso es más inversión, la única variable capaz de generar crecimiento de largo plazo, lo que la Argentina requiere para estimular el empleo y reducir la pobreza.

Mayor desarrollo del sistema financiero

Las causas del bajo nivel de crédito son múltiples y no de ahora: las dificultades para desarrollar una moneda estable que brinde certidumbre, la elevada presión tributaria y la creciente regulación. Es importante continuar dialogando para generar un mayor desarrollo del sistema financiero.

La Argentina y el FMI tienen que llegar a un acuerdo que permita al país equilibrar paulatinamente los desbalances económicos y alcanzar una senda de crecimiento sostenible. Es fundamental establecer políticas económicas consistentes en el tiempo que trasciendan a los mandatos de los gobiernos. Ello permitirá ampliar el horizonte de planeamiento de los agentes económicos, favoreciendo la inversión.

De cara al año entrante, redoblaremos nuestro esfuerzo para brindar cada vez más y mejores servicios financieros. En 2022, lanzaremos plenamente Openbank, el banco digital de Santander. Hasta 2024, invertiremos 225 millones de dólares en tecnología. Profundizaremos la transformación cultural y digital, con eje en la diversidad, la agilidad y la inclusión, porque las personas son el corazón de la organización.

Hay varios sectores que consideramos estratégicos. Uno que queremos impulsar es el agro, clave en su contribución a la economía. Lanzamos el modelo de sucursales de agronegocios, que brinda productos específicos para desarrollar la producción. Tenemos 100 acuerdos de financiación con empresas proveedoras de múltiples servicios.