Solvencia, compromiso y rapidez en la liquidación de los siniestros

Gastón Schisano, Gerente General de BBVA Seguros

A lo largo del tiempo venimos trabajando en varios pilares que consideramos claves a la hora de generar prestigio. En primer lugar tratamos de ser una compañía con una porción de solvencia patrimonial y financiera importante. De esta forma podemos mostrar que desde la prima, menos los siniestros y las comisiones, ganamos dinero y lo hacemos independientemente de resultados financieros, cosa que en Argentina no es algo muy habitual.

En segundo lugar, en una política más global, entendemos que la calidad y la transparencia son fundamentales, por eso trabajamos todos los días en tener una comunicación responsable en todo lo que es el proceso de venta, aspecto que va de la mano con nuestro objetivo de ser una compañía prestigiosa, tanto para los clientes como para los productores.

Finalmente, en tercer lugar focalizamos mucho en todo lo relacionado con el proceso de emisión y liquidación de los siniestros. En este sentido en lo que va de este 2017 estamos liquidándolos en un promedio de 10 días, algo que es muy bueno.

La relación con los canales es prioritaria y nuestros productores y brokers saben que les cumplimos con lo que decimos, porque el compromiso es clave para nosotros. Al demostrar siempre ser una institución confiable, se termina generando el compromiso con los canales. Es hacer y, obviamente, cumplir con la palabra.

También venimos trabajando mucho en tareas de capacitación para mejorar nuestra estructura. Y ahora que lanzamos el broker BBVA propio tendremos un adicional de formación para nuestros ejecutivos sobre determinadas ramas que hasta ahora no comercializábamos.

Creemos que existe un pequeño paso adelante en materia de conciencia aseguradora en la población. Hoy estamos mejor que el año pasado pero todavía falta muchísimo para entender que el seguro no es un costo, sino que cubre frente a un determinado problema que todos en nuestra vida podemos tener. Gracias al seguro, en ese momento contamos con el respaldo de una compañía.

Cuando uno mira la participación de la industria aseguradora dentro del PBI argentino y lo compara con países desarrollados se da cuenta de que tenemos mucho margen para aprender y para tratar de entender que esto no es un costo, sino que es una inversión.

Creemos que para generar esta conciencia se requiere de tiempo, comunicación y gestión responsable, y que no sólo involucra a las compañías de seguros sino que depende también del regulador y del Gobierno, desde donde debería hacerse una bajada mucho más fuerte, aunque estamos viendo que existe una buena predisposición.

En este sentido también vemos que la Superintendencia está tomando decisiones interesantes en cuanto a diversas maneras de trabajar diferente. Hay todo un plan de modernizaciones que está queriendo llevar adelante: todo lo que hizo con el mundo de reaseguros y con algunas compañías que estaban muy complicadas fueron decisiones no gratas pero que había que hacer.

Un ejemplo fue el cobro electrónico de pólizas, que si bien uno puede pensar que todavía pueden existir clientes que tienen que pagar cash, como puede darse en algunas plazas del interior, me parece una idea totalmente acertada y no tengo duda de que va a derivar en una mayor transparencia en el mercado y en tratar de ser más claros y simples en el proceso de cobranza.

Share Button