Trabajar para cuidar a los trabajadores

Guillermo Davi, gerente general de Prevención ART

PREVENCION-GUILLERMO-01

Creo que el prestigio que uno va logrando no se debe a una estrategia puntual o a alguna acción específica, sino que es el resultado de años de trabajo y tiene que ver con lo que uno va haciendo día a día.

 

En 2016, nuestra compañía ha cumplido 20 años en el sistema de riesgo de trabajo, los mismos que tiene el sistema argentino, y creo que la imagen o prestigio que la empresa ha adquirido es el resultado de una filosofía de trabajo que fuimos construyendo a lo largo del tiempo, basada en una política muy fuerte de prevención de riesgos.

Política que nos lleva a trabajar para evitar que los accidentes ocurran o que un empleado tenga una enfermedad. Esto se va consiguiendo mediante procesos de capacitación con los trabajadores, asesoramiento a las empresas, presencia permanente en los establecimientos y generando análisis que hacemos con nuestra red de ingenieros de los distintos agentes de riesgo a los que están expuestos nuestros clientes. En definitiva, ese es uno de nuestros pilares, trabajar para cuidar a los trabajadores, evitar que tengan un accidente, evitar que adquieran una enfermedad en su puesto de trabajo.

Y si el accidente ocurre, por supuesto que nuestra responsabilidad como aseguradores es cumplir con todos nuestros compromisos en tiempo y en forma, tanto en las prestaciones en especie, en todo lo que se refiere a las prestaciones médicas y anexas, así como también con las prestaciones dinerarias establecidas en la cobertura y en la ley de riesgos de trabajo. Actuar de manera rápida y responsable tratando de recuperar rápidamente a los trabajadores para que se vuelvan a insertar en el mercado laboral y en la vida misma.

Otra de las cuestiones que más imagen y prestigio nos ha dado es todo lo que venimos haciendo en cuanto a la contención del trabajador accidentado. En los últimos años hemos creado un equipo de intervención psicosocial conformado por quince personas que, ante la ocurrencia de un siniestro de importancia, se presentan en el establecimiento o donde el empleador lo disponga, haciendo todo una labor a través de una modalidad de talleres con los trabajadores accidentados y con sus familiares, que también son víctimas, y con todos aquellos que estuvieron, de manera directa o indirecta, relacionados con el siniestro, brindándoles contención. Estas son prestaciones que no están contempladas en la ley, pero tienen que ver con cuidar la salud de nuestros trabajadores.

Tenemos que seguir trabajando mucho más y seguir mejorando, pero creo que los resultados logrados hasta el momento son más que satisfactorios. Una forma de medir esto es la continuidad de nuestras empresas como clientes, ya que tenemos un alto nivel de retención. Las tasas de accidentes han bajado a lo largo de todos estos años y vamos cumpliendo con el objetivo central, que es cuidar la salud de los trabajadores evitando accidentes y evitando muertes en los establecimientos.

También es satisfactoria la imagen que tiene la población de nuestro mercado. Esto no surge solamente de encuestas y estudios que se hacen, tanto de parte de los organismos de control como de la UART que agrupa a las aseguradoras, sino también por el contacto diario que uno tiene con empresarios y trabajadores. Esto lo atribuyo al nivel de prestaciones que el sistema brinda, donde las prestaciones dinerarias están en montos muy buenos, y se actualizan semestralmente, y las médicas son ilimitadas, así como también a todo lo inherente a prevención de riesgos, en lo que se ha crecido muchísimo y hay una cultura preventiva muy instalada que ha evolucionado mucho en estos 20 años.

Hoy todo el esfuerzo, tanto de las aseguradoras, como de la cámara que las agrupa, y de las superintendencias está en encontrarle una solución al tema de la judicialidad, que es la principal cuestión que afecta a todo el sistema. Estamos trabajando de manera conjunta en una solución al tema con cambios normativos que, entre otras cosas, nos permitan volver a tener un procedimiento administrativo fuerte. Se intenta lograr que sea un procedimiento previo obligatorio a cualquier instancia judicial donde, por supuesto, el trabajador siga teniendo su derecho de hacer un juicio, pero con la intención de que se agote siempre en las instancias administrativas y no, como ocurre actualmente, con un el 80% de juicios realizados sin haber cumplido con el procedimiento administrativo.

Solucionado ese tema se nos abre un mercado diferente que, en mi opinión, se puede seguir expandiendo hacia otros nichos de trabajadores, como ocurrió hace dos años cuando se decidió incorporar a los empleadores de casas particulares. Con los empleados domésticos, se incluyó a 500 mil trabajadores al sistema, un logro muy destacable.

Share Button