Un año en el que el sistema de ART se está replanteando

Roy Humphreys, gerente general de Experta ART.

Roy Humphreys-01

El cambio de gobierno nos dio la oportunidad de poder instalar de manera efectiva que el tema de las ART era urgente. La nueva gestión, que empezó con medidas económicas de distinta índole, bajó una línea muy clara respecto a la competitividad y a la reducción de los costos laborales.

El cambio de gobierno nos dio la oportunidad de poder instalar, de manera efectiva, que el tema de las ART era urgente. La nueva gestión, que empezó con medidas económicas de distinta índole, bajó una línea muy clara respecto a la competitividad y a la reducción de los costos laborales. Por eso, fue un año en el que el sistema de las ART se está replanteando. Este es un sector con grandes problemas de ligitiosidad y judicialización excesiva. El Gobierno se abocó rápidamente a este tema y nosotros aportamos a la discusión y a las soluciones.

Como fruto de esto, hoy tenemos en el Congreso un proyecto de ley de reforma de riesgos del trabajo que se está debatiendo. Esperamos que se apruebe antes de fin de año y que el proceso de ratificación de las provincias, para que el proyecto tenga validez nacional, se realice rápido. Esta ley nos permitirá volver al core business de nuestra empresa, dejando de lado los procesos judiciales para dedicarnos exclusivamente a dar servicio.

El punto más importante del proyecto es que es la primera vez que se consigue un marco normativo que ataca el problema medular de la inconstitucionalidad del régimen de las ART en cuanto al proceso de cómo se indemniza a los trabajadores. El sector ha concluido en que los juicios no son una medida eficaz. La iniciativa propone que los reclamos se canalicen vía las ART, para evitar que se sigan judicializando las causas. Para esto, se necesita una vía mucho más sólida y fuerte con garantía para el trabajador. Otro de los puntos interesantes que propone la norma son los cambios en la limitación de los aranceles de los peritos médicos.

Este tema nos mantuvo ocupados durante este año. Nuestra agenda de enero a la fecha estuvo marcada, principalmente, por aportar soluciones y diagnósticos para el proyecto. La compañía está preparada para los cambios que requiere esta ley. Estamos diseñados, de alguna manera, para trabajar de la forma que requiere la normativa. Tenemos áreas de siniestros especialmente armadas para resolver de forma administrativa estas problemáticas. Claro que este proyecto requiere una readecuación en los procesos, pero es algo menor. Los sistemas y la gente ya están en condiciones de operar bajo los nuevos estándares.

Por otra parte, hay que destacar que todo el proceso de cambio que se viene dando en el país también se trasladó a las nuevas gestiones de los reguladores que nos controlan: la Superintendencia de Riesgos del Trabajo y la Superintendencia de Seguros. Este año hubo más diálogo y capacidad de aportar información para que el Estado y el sector privado trabajen juntos.

En cuanto a la compañía, durante este año consolidó los proyectos que iniciamos en 2015 con la compra de QBE ART. Crecimos más de 50% e incorporamos una cartera de pymes muy importante. Llegamos a casi un millón de afiliados y a 9 mil millones de pesos de facturación anual. Fue un año de reordenamiento, de integración de los empleados (se incorporaron más de 300 a nuestra plantilla) y de los procesos comerciales, para lograr un modelo de gestión único. Terminamos el proceso de fusión con el visto bueno de las autoridades regulatorias. Esto permitió que nos posicionemos como la tercera compañía en el mercado de las ART.

De cara al futuro, consideramos que en 2017 habrá una reactivación que va generar, como mínimo, una estabilidad en el tema nóminas. Esto es a causa de que hay una mayor conciencia del trabajo registrado. Tenemos buenas perspectivas para el año que se inicia.

Share Button