Un contexto de mayor competencia, transparencia y libertad

Gustavo Valdemoros, gerente general de Red Link.

Gustavo Valdemoros-01

El volumen del negocio va a ser creciente, porque la gente utiliza más los canales electrónicos. Va a haber más cajeros, más inteligentes y con posibilidades biométricas, mayor cantidad de productos mobile y mayor manejo de documentos electrónicos.

Este fue un año de transición. Vemos una inmensa cantidad de proyectos, muchos de ellos relegados por algún tiempo, que ahora se están poniendo sobre el tapete, fundamentalmente lo que son de mejora de la experiencia de usuario. En nuestra industria se está poniendo el foco en posibilitarle al cliente bancario un mejor acceso, un mejor control y una mejor posición entre los oferentes del mercado. Prima su perfil y sus derechos de consumidor por sobre las necesidades de generar rentabilidad.

Vemos un Banco Central (BCRA) que está muy activo, que escucha a los principales operadores del mercado y que, de alguna manera, quiere normalizar todas las prácticas bancarias, pero que también quiere llevarlas a un contexto de mayor competencia, mayor transparencia y, en definitiva, mayor libertad. Es un cambio interesante que pone a prueba no sólo la creatividad del sector, sino también toda la estructura legal y regulatoria del sistema. Si se es más transparente, si hay más ofertas y más posibilidades de compararlas y si se puede operar en forma remota, entonces se puede abaratar el costo para los bancos y hacer más sencillo el uso para el cliente final.

Obviamente que hay que transitar la curva de experiencia. Dentro de las regulaciones del BCRA, creo que la más relevante para el mercado es la que permite incorporar transferencias inmediatas, porque es la única forma para desterrar el uso del efectivo físico.
Hace muchos años que la Argentina está haciendo un camino, con mayor o menor velocidad, hacia donde el mundo va: el blanqueo, el control de los movimientos financieros y una mayor observancia de ciertas normas de control antilavado. Eso es muy promisorio.

La otra cuestión interesante que impuso el Banco Central es que este tipo de producto no puede ser privativo de un conglomerado de bancos, sino que estamos obligados a abrir el juego. Nos pone en situación de competencia, lo que nos permite darle al ciudadano la posibilidad de elegir.

Para el año que viene, las expectativas son de mucha maduración de muchos de los canales que están desarrollándose, más nuevas tecnologías que están irrumpiendo. Nosotros estamos haciendo muchos desarrollos en este sentido. Como todo, estas transformaciones luego de tantos años con un gobierno de distinto color, no son fáciles.

Vemos un año próspero en proyectos y creciente desde lo transaccional. Estamos cerrando el 2016 con picos de 22 millones de transacciones en un día. Estamos creciendo en términos globales: el canal mobile crece al 200% interanual, los canales tradicionales, al 15% o 20%, y el volumen de tarjetas subió un 12%. El volumen del negocio va a ser creciente, porque la gente utiliza más los canales electrónicos. Va a haber más cajeros, más inteligentes y con posibilidades biométricas, mayor cantidad de productos mobile y mayor manejo de documentos electrónicos.

Tenemos la expectativa de un 2017 que va a empezar a despegar, porque ya hay proyectos que van a movilizar la economía. No sólo las expectativas son de crecimiento, también nuestros planes. Nos preparamos este año con inversiones realmente importantes para tener la capacidad de absorber en los próximos años más transacciones y canales. Para nosotros, 2016 fue un año con el triple de proyectos que en 2015 y prevemos que el año próximo vamos a estar en el doble de proyectos que este año.

Share Button