Un impulso para el leasing

Producto del diálogo público-privado

 

Una reciente modificación en la normativa de Rentas de la Ciudad de Buenos Aires permite federalizar el pago de patentes para vehículos adquiridos vía leasing. Se trata de una medida que facilitará el desarrollo de esta herramienta que aún representa menos del 1% del PBI.

Una reciente normativa de Rentas de la Ciudad de Buenos Aires autorizó que los vehículos adquiridos a través de leasing puedan pagar sus patentes en los distritos en donde van a ser utilizados. Antes de esta modificación, la ley exigía patentar los bienes adquiridos de este modo en el domicilio legal del dador y, como la mayoría de los operadores están localizados en la Ciudad de Buenos Aires, esto generaba una situación de potenciales reclamos por parte de jurisdicciones del interior a la hora de exigir el pago de patentes que permiten costear el mantenimiento de rutas y caminos donde el bien es utilizado.

Por otra parte, esto también se traducía en mayores costos para aquellos tomadores ubicados en jurisdicciones con patentes de menor valor que en la Ciudad de Buenos Aires y restaba agilidad y transparencia a las operaciones que los dadores realizaban con ellos, quitándole atractivo al producto ofrecido.

“Los beneficios que trae aparejado este cambio en la normativa, además de poder evitar que se genere una situación de doble tributación, es brindar mayor tranquilidad tanto para el dador como para el tomador en cuanto a transparencia. Antes había como una suerte de dispersión respecto a la exigencia frente al domicilio legal del dador y el uso habitual del bien. Desde el punto de vista de los dadores, si no patentábamos en el dominio legal estábamos en una suerte de incumplimiento o potencial reclamo y, en el caso contrario, el tomador tenía un potencial reclamo del fisco provincial de la situación de patentes. Lo que hace esto es poner las cosas en sintonía para que ambas partes estemos tranquilas”, destacó Gabriela Tolchinsky, presidente de la Asociación de Leasing de Argentina (ALA).

De esta forma, se da de alta la patente en la Ciudad de Buenos Aires pero, desde el primero de mayo pasado, el tributo se abona en cada una de las provincias.

De acuerdo a lo señalado por la directiva, esta modificación fue el fruto del arduo trabajo iniciado por la asociación hace casi un año y la buena recepción de estas inquietudes por parte del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y del Ministerio de Producción de la Nación. “Hemos tenido, como asociación, un buen acercamiento y nos sentimos inicialmente escuchados o atendidos en términos de lo que creemos que es lo mejor para el mercado de leasing. Entendemos también que hay interés del Ministerio de la Producción de darle difusión y mayor crecimiento porque básicamente es la herramienta que apunta a dinamizar la economía financiera”, puntualizó Tolchinsky.

El ex presidente de ALA, Nicolás Scioli, quien encabezara la asociación durante al inicio de las negociaciones, también se encargó de recalcar la buena predisposición de la autoridades públicas para resolver el tema: “Hemos solucionado grandes cuestiones teniendo en cuenta que el leasing es una excelente herramienta para el desarrollo y la inversión. Esta alternativa se fue actualizando de manera beneficiosa para todos los usuarios y hoy en día es una de las herramientas más modernas y con mayores beneficios para los clientes. Por eso, decimos siempre que es una herramienta estratégica para el desarrollo”.

Desde la asociación destacaron el impacto positivo que pueda tener el cambio de esta normativa en el crecimiento de la industria e hicieron hincapié en otras iniciativas que vienen llevando a cabo para poder apuntalar el crecimiento de uno de los instrumentos más destacados en el mercado en cuanto inversión.

Según Tolchinsky, “también estamos trabajando en ajustar el mínimo de la deducibilidad de ganancias en 20 mil pesos y equiparar aquellos bienes que tienen IVA del 10,5% con el canon del leasing, que está en 21%. Hay unas cuantas medidas que van a tender a abaratar el costo del leasing y a convertirlo en una alternativa más válida para la adquisición de bienes de capital”.

Un mercado que aún tiene escaso desarrollo

Desde la promulgación en el 2000 de la ley 25.248 hasta su reciente incorporación en el Código Civil y Comercial en 2015, el mercado argentino de leasing registró un período de fuerte expansión. Sin embargo, más allá del crecimiento registrado, la participación del leasing como alternativa de financiación sigue siendo baja en términos del PBI, representando menos del 1%.

La Argentina se encuentra rezagada en relación a los países vecinos. Por ejemplo, mientras en nuestro país la cartera total de leasing alcanzaba en 2015 la suma aproximada de mil millones de dólares, en países como Chile y Brasil esa cifra era diez veces superior.

Es por ello que, detrás del objetivo de aprovechar la potencialidad que tiene esta herramienta para seguir creciendo, existe un arduo trabajo por parte de los principales operadores del mercado.

Según Tolchinsky, “el leasing tiene mucho para crecer en nuestro país y las expectativas frente a este nuevo gobierno y para lo que viene son positivas. Somos optimistas porque en los últimos 10 años el leasing tuvo un crecimiento exponencial en términos reales en la economía y es la herramienta financiera que más creció. Lógicamente, se partía de una base muy chica, pero tuvo, incluso, un comportamiento más acelerado que la prenda, que quizás es una herramienta más arraigada en nuestra cultura”.

La ejecutiva destacó el trabajo de la asociación en materia de difusión y socialización de este instrumento que en los últimos años supo insertarse con excelentes resultados en el segmento de pequeñas y medianas empresas.

Precisamente, Ariel Jaluf, gerente de Banca Empresas del Banco Santander Río, recalcó la importancia de continuar con la estrategia de acercarse a aquellas pymes que no tienen acceso al crédito o a aquellas que si bien podrían tenerlo no conocen los beneficios de obtener crédito bancario: “Es conocida la muy baja relación que existe entre las compañías que toman o no financiamiento en bancos. Históricamente, sólo 3 de cada 10 lo hacen. Debemos buscar las herramientas adecuadas, junto con nuevas políticas del Gobierno, para atraer a los bancos a aquellas pymes”.

Todos los entrevistados destacaron la importancia de seguir difundiendo y socializando las bondades de este instrumento que aún no es conocido por todos los actores del mercado, mediante charlas, conferencias y capacitación académica. Respecto a esto último, ALA, conjuntamente con CAME y MERVAL, llevan adelante la diplomatura en Gestión de Financiamiento a Pymes y Mercado de Capitales en la Universidad de la Matanza, de la cual Nicolás Scioli es director.

“La sociabilización del instrumento, la información, el ámbito universitario son claves para el mayor desarrollo de esta herramienta. Que la gente la conozca mucho más. Hicimos en mi gestión cuatro congresos argentinos muy grandes con múltiples actores para sociabilizarla bien y darle difusión. Y también está el impulso que cada dador le ha dado”, destacó el ex presidente de ALA.

Optimismo para el futuro

Los especialistas se muestran confiados en el futuro de esta herramienta, a partir de las modificaciones introducidas recientemente, la maduración del trabajo de difusión que se viene realizando y el mejor contexto macroeconómico que se espera para los próximos años.

Según Tolchinsky, prevén un buen 2017 en términos de afianzamiento de la herramienta, con posibilidades de mayor crecimiento a mediano plazo, y renuevan su compromiso para seguir “puliendo” cuestiones que permitan flexibilizar este instrumento y volverlo más ágil y eficiente para todos los participantes del mercado.

“Hoy, el 70% en términos de cantidad de clientes de todo el mercado son pymes o microemprendimientos. Falta mucho más entrar en ese mercado y después está el mundo de los individuos. Sólo por el crecimiento de market share del leasing debería crecer mucho la herramienta y, si además mejoran las condiciones macroeconómicas, mucho más”.

Precisamente, Jaluf indicó que “una menor presión sobre los precios y mayor estabilidad en el tipo de cambio tenderá a quitar volatilidad al mercado y, sobre todo, a los precios de los bienes, algo directamente relacionado al leasing. Y la mayor estabilidad permitirá volver a financiar bienes como lo hicimos en el pasado y que, por ejemplo, el banco vuelva a ser un jugador importante en el leasing inmobiliario”.

Hernán Bernat, gerente de Producto Leasing del HSBC, coincidió con su colega en que un marco de mayor estabilidad favorecerá a la industria: “Una menor inflación va a implicar una baja en las tasas y mayor previsibilidad, con lo cual las necesidades de inversión, que quizás hoy están un poco postergadas, se van a ir concretando. Precios sostenidos y un tipo de cambio medianamente controlado brindan un contexto favorable para el crecimiento de esta herramienta”.

En cuanto a los bienes objeto de financiación, si bien los equipos de transporte, logística y automotores siguen siendo los que predominan en la industria, los entrevistados coincidieron en que existen posibilidades de un mayor crecimiento en lo que es maquinaria agrícola, vial y equipos relacionados a infraestructura.

Bernat destacó las posibilidades que se presentan en el sector agropecuario: “De hecho, se está planteando en la asociación que algunas entidades estarían interesadas en comenzar a financiar ganado, que es algo inédito e interesante. No descarto también, con los últimos anuncios de obra pública, lo que es maquinaria vial. Nosotros ya empezamos a ver algunas consultas”.

Un crecimiento que se puede potenciar
cuadro3
Fuente: ALA (Asociación de Leasing de Argentina).

Share Button