Un seguro con impronta social

Gustavo Krieger, Presidente de Afianzadora.

Cuando nació esta empresa en el 2005, nos propusimos tener como objetivo principal cumplir un rol social. Lo que buscábamos con esto era destinar todos los recursos posibles para cumplir fines sociales, empezando por los integrantes de la corporación y, a medida que íbamos creciendo con las ideas, proyectos y fondos, direccionarlos al exterior de Afianzadora. Por eso, desde el primer día centramos los esfuerzos de la compañía en la educación, porque creemos que es la clave para el desarrollo. Dentro de la empresa contamos con una escuela que se encarga de enseñar lo que son los seguros de caución y, por otro lado, buscamos inculcar la cultura afianzadora, la cultura de trabajar y pensar siempre para un tercero. Por ejemplo, uno de los últimos cursos que se dictaron trataba sobre la filosofía y apuntaba a lograr tener más herramientas o más respuestas frente a un problema.

En estos momentos, nos encontramos muy cerca de alcanzar una madurez económica y de conocimiento que nos permitirá dar un paso más. Por ello estamos proyectando instalar un proyecto educativo propio fuera de la organización, en donde se pueda formar un espacio en la que la moral y la ética sean los puntos fundamentales de la enseñanza. En este caso y en línea con estos trabajos y proyectos, creemos que el prestigio llega por decantación.

En Afianzadora tenemos una pirámide organizacional distinta al modelo clásico, donde el líder de la compañía se encuentra al tope. Aquí el gerente general está en el centro y cualquier integrante de la organización puede entrar y tener contacto inmediato con los directivos, de manera que se puedan resolver mucho más rápidos los distintos problemas que se puedan presentar. Desde la compañía entendemos que hay dos recursos fundamentales para mejorar la imagen y son los recursos humanos y la tecnología. Los clientes de la empresa demandan una mejor y más rápida respuesta.

Con respecto a la Superintendencia de Seguros de la Nación, vemos que están muy receptivos a los cambios, avances tecnológicos, digitalizaciones y, básicamente, a propuestas que saneen las finanzas de la mayoría de las empresas. Esta gestión escucha las ideas que surgen del mercado y eso es multiplicador. Por ello, creemos que es momento de presentar proyectos superadores y de avanzada. Dentro de las medidas tomadas, entendemos que el sistema de cobro electrónico de las pólizas es positivo para el mercado y sigue este proceso de modernización y avance tecnológico.

Por último, creemos que el mercado va a crecer si hay innovación y gestiones modernas. Entendemos que el prestigio se fomenta cuando las empresas son innovadoras, solidarias y éticas, vemos que buscando mejorar la imagen de las aseguradoras se promueven muchas áreas. Por otro lado, hay que continuar trabajando para que el cliente vea a los productos de seguros como una forma de protección y no como una obligación. Nosotros tenemos que demostrar que el mercado de seguros es mucho más fuerte que el promedio del mercado financiero. Por ello, creemos que son fundamentales las acciones que se llevan a cabo en los medios de comunicación y con publicidades.

Share Button