Una nueva ley para bajar la judicialidad

Daniel Pivetti, Gerente General de Omint ART

Somos una empresa que salió al mercado hace sólo cuatro años, pero aun así logramos desarrollar en poco tiempo un gran equipo de profesionales que trabaja de cerca junto a los clientes y a los canales de venta. Consideramos que es esencial escuchar las necesidades de uno y otro lado, para luego avanzar en el diseño de procesos y canales acordes que establezcan relaciones de largo plazo. Somos parte del Grupo Omint que cumple ahora 50 años en el mercado, por lo que mantenemos inalterada la misma misión de brindar servicios de alta calidad médica y calidez humana.
En cuanto al caso particular de la situación de las ART, la alta judicialidad que atraviesa actualmente el mercado de seguros del trabajo es muy perjudicial para este sistema. Esto genera una imagen negativa del sector, sobre todo entre pymes o empresas medias que ven un fuerte aumento en sus costos laborales. Pero hay un brote verde, que es la nueva ley, que por ahora sólo tuvo impacto en la Ciudad de Buenos Aires, donde ya se nota una baja en la judicialidad. Creemos que es cuestión de tiempo para que las provincias se adhieran a la nueva norma, para así lograr ocuparnos más del tema de prevención y cuidado de personas con accidentes, lo que inevitablemente repercutirá en un mayor prestigio del sector.

Aun así, la imagen que tiene esta industria entre los cerca de 10 millones de trabajadores que hoy cuentan con una ART, y también entre las empresas, es positiva. Porque en los 21 años de existencia de este sistema, la siniestralidad se redujo en un 35% y se evitaron cerca de 10 mil muertes.

Claramente las aseguradoras no somos todas iguales. Creemos que la que se ocupa de diferenciarlas en este tema es la Superintendencia de Seguros de la Nación, que ya aplicó sanciones en casos que correspondía hacerlo, y vienen trabajando en un plan de modernización muy ambicioso para poder contar con la información online necesaria para cumplir con su tarea de control del sector. Esto llevará un tiempo pero les permitirá estar más cerca de aquellas empresas a las que deben controlar para dar más transparencia.

Por otra parte en tanto que los pagos a la ART se realizan vía Afip, la obligación del cobro electrónico de pólizas no impactará significativamente en este segmento particular del mercado, sólo lo haría en una pequeña porción relacionada con aquellas empresas que tienen deuda y buscan refinanciarla a través nuestro. De todas maneras nos parece bien el nuevo modelo planteado en este sentido.

También desde la Superintendencia de Riesgo de Trabajo se encuentran trabajando en aspectos de modernización con el fin de aplicar un control más cercano mediante auditorias.
Finalmente, con nuestra pertenencia a la Unión de Aseguradoras de Riesgo de Trabajo (UART) estamos presentes en múltiples eventos y acciones, donde se realizan encuestas de satisfacción que nos permiten mejorar diversos aspectos de atención a nuestros asegurados.

Share Button