Vislumbran un período de importante crecimiento

358-[Converted]

Si bien el negocio viene siendo afectando por las altas tasas de interés fijadas por el Banco Central, el nuevo escenario de mayor libertad y estabilidad económica que se espera favorecería su expansión. Cinco de las principales administradoras nos cuentan las expectativas y desafíos de la industria durante el actual mandato presidencial.

Las reformas económicas que viene llevando adelante la nueva administración, que apuntan a generar un ambiente de mayor libertad y estabilidad, abren importantes oportunidades para el mercado de capitales en general y para la industria de fondos comunes de inversión, en particular.

De todos modos, el mercado tendrá que atravesar estos primeros meses difíciles, en los que la salida del cepo cambiario y la política de altas tasas de interés del Banco Central le vienen provocando una salida de fondos.

Como señaló Esteban Pereiro González, gerente de Inversiones de HSBC Argentina, el año para la industria se presenta dividido en dos partes: “Vemos una primera parte bastante difícil, en términos de que hay una nueva administración en el BCRA que impulsó una política muy sesgada hacia el control de la inflación, subiendo muy fuerte las tasas de corto plazo. Buena parte de la industria, que estaba basada en fondos de money market y fondos de renta fija de cortísimo plazo, sufrió los efectos. Esto significó que se fueron más o menos unos 20 mil millones de pesos. Considerando que el año pasado los fondos habían cerrado en 228 mil millones de pesos, estamos hablando de que se fue casi un 10% de lo que manejaba la industria”.

Sin embargo, para el especialista, el panorama actual era el esperado para el comienzo del año y esperan una recuperación hacia el segundo semestre: “En esta primera mitad hubo cosas muy positivas desde el punto de vista de cambios regulatorios que benefician al desarrollo de la industria a futuro. La tasa de interés elevada generó un impacto muy fuerte, pero nosotros no esperamos que se mantenga en la segunda mitad del año. Una vez que el Gobierno arregle con los holdouts y que la inflación se encuentre más controlada, el BCRA va a tener más espacio para hacer otro tipo de política, con tasas más bajas y se van a empezar a despertar todas las oportunidades de inversión más ligadas al largo plazo y a una visión un poco más razonable de un mercado estable”.

“Este va a ser un año de inflexión, en el sentido de que hasta el año pasado era una industria muy concentrada en el cortísimo plazo, con productos de relativamente poco valor agregado y, a partir de este año, se va a empezar a ver cómo se va desarrollando hacia productos de más largo plazo y mayor valor agregado. Si crece entre un 15% o un 20%, que es lo que estimamos, no va a ser un mal número, considerando que es un año bisagra para la industria”, agregó.

Desde Pellegrini Fondos Comunes de Inversión, su presidente, Gustavo Stafforini, profundizó esta cuestión, al estimar que la actividad tenderá a migrar de un esquema fuertemente enfocado en la administración de liquidez hacia el desempeño de los fondos comunes de inversión (FCI) como vehículos eficientes para canalizar el ahorro hacia la inversión productiva y el desarrollo de la infraestructura: “Esto no apunta solamente al inversor doméstico sino que abre una vía de acceso ágil para la inversión extranjera, en especial en este momento en que la Argentina vuelve a volcarse a los mercados internacionales”.

“Mientras transcurra el período de acomodamiento de las variables macroeconómicas, los fondos orientados a la preservación del patrimonio con escasa volatilidad (como es el caso de los de money market o de renta fija de corto plazo) seguirán siendo una necesidad para la administración de liquidez, tanto de individuos como de empresas. Sin embargo, a medida que se vaya consolidando el proceso de inversión, los fondos de crecimiento irán cobrando mayor protagonismo como vehículos para que el ahorro se canalice en forma virtuosa hacia la inversión”, destacó.

En línea con sus colegas, Pablo Santiago, director de Mariva Asset Management, estimó que, de mantenerse las altas tasas de interés, los fondos de cash management tenderían hacia la baja, con un crecimiento marginal si descienden las mismas, pero proyectó un mayor desarrollo de los fondos de asset management en caso de darse ciertas condiciones macroeconómicas: “Lo que nosotros esperamos es que, bajo otro mix de política económica, donde básicamente la tasa real de interés sea positiva y haya un nuevo marco regulatorio en el cual se desarrollen no solamente la industria de fondos sino todos los vehículos de ahorro, el asset management como subgrupo crezca”.

Por su parte, la presidente de MegaINVER, Nora Trotta, aseguró que el presente año es un momento fundacional para la industria: “La expectativa del 2016, con la actual administración es que, por un lado, al liberarse el cepo se están pagando importaciones y salió plata de los fondos de cobertura pero, por el otro, en la medida en que esta administración gane más confianza y haya una mayor monetización, los fondos van a crecer. Nosotros vemos que esto va a empezar a verse hacia el último trimestre”.

La especialista se encargó de destacar el gran potencial que tiene el mercado de FCI en Argentina en comparación con otros países de América Latina y estimó que existen condiciones favorables para apuntalar su crecimiento: “Si hablamos hacia los próximos 4 años yo soy extremadamente optimista. Los FCI representan sólo un 3% del PBI en nuestro país, cuando en Brasil representan el 45% y en Chile un 16% del producto. Entonces, el camino es uno solo y va a ser a un crecimiento muy fuerte. Los motores de este crecimiento van a venir del lado de que baje la inflación, de que bajen las tasas de interés y de que entren capitales al país”.

Desde Galicia Administradora de Fondos, el jefe de Soporte Comercial, Ricardo Jaimes Freyre, coincidió con el resto de los entrevistados en que se trata de un primer semestre en baja para el sector, aunque se mostró optimista de cara a una posible recuperación: “A partir de los cambios que se produjeron posasunción, estamos transitando un primer trimestre con niveles de actividad más bajos con respecto al último trimestre del año anterior. Sin embargo, cuando baje la tasa de interés y haya una expectativa de que siga bajando el dólar, el mercado de fondos debería empezar a remontar nuevamente en cuanto a patrimonio”.

Mariano Calviello, jefe de Asset Management de la misma entidad, agregó que, hacia el futuro, “los FCI son un negocio que tiene todo para crecer y me parece que el Gobierno también lo entiende de esa manera, con lo cual es un vehículo que puede ser muy atractivo para canalizar todas las inversiones que se tienen que hacer en infraestructura y desarrollo del segmento pyme”.

“Hay expectativas favorables. Es uno de los objetivos que tiene la nueva administración y creemos que va a haber un impulso claro porque están interesados en todo lo que es financiamiento vía mercado local y hay cierto compromiso para lograrlo”, enfatizó.

Ampliando el abanico de alternativas

Con el cambio en las condiciones macroeconómicas, se espera una ampliación en el abanico de alternativas de inversión ofrecido por la industria y una modificación en la importancia relativa de las mismas.

Según Santiago, “seguramente vaya a haber otros productos en la industria en la medida que se pueda segmentar la demanda creciente. Difícilmente, con el set de productos que tenemos hoy, se pueda abastecer toda la demanda potencial que puede generarse a partir de las nuevas condiciones. La visualización de esa demanda va a permitir ofrecer nuevos fondos para atenderla”.

Trotta destacó la potencialidad de nuevos fondos, como los nominados en dólares, en los cuales desde su entidad planean incursionar en el corto plazo y vaticinó un mayor desarrollo en fondos orientados a infraestructura y pymes. En este punto cuestionó el cambio de normativa del “inciso K” que dejó sin efecto la obligación de las aseguradoras de destinar parte de sus fondos a inversiones productivas: “El único punto que no convalido de este gobierno es cuando sacó los fondos “inciso K”, que era una cuestión muy positiva ya que se canalizaba la inversión productiva a través de fondos de inversión y compañías de seguros, que son las únicas que tienen plata a mediano plazo. Eso lo sacaron y, para mí, debe volver”.

Pereiro González, por su parte, indicó que “en la actualidad, casi el 60% de los fondos están concentrados en money market, T+1 y los fondos pymes e infraestructura, que fueron una imposición, mientras que los fondos de acciones representan el 3,5%, cuando en el mundo llegan a ser de entre un 40% y un 45%. Entonces, se va a crecer mucho, pero de manera muy diferente de como se creció hasta ahora”.

“Si se abre la cuenta de capital en el país, como se está haciendo, decididamente esto va a traer aparejado una necesidad de desarrollar el mercado doméstico de capitales, básicamente porque va a haber más cantidad de vehículos para comprar y vender y este set ampliado de instrumentos determina que puede haber más alternativas para canalizar el ahorro”, agregó Santiago.

El desafío de llegar a los minoristas

Uno de los puntos que remarcaron todos los entrevistados es la necesidad de un mercado de capitales más desarrollado que permita apuntalar el crecimiento de la industria, principalmente en lo que respecta al público minorista. Como puntualizaron los especialistas, las cuentas que corresponden a retail sólo representan el 5% del total de los fondos administrados mientras que en el resto del mundo el porcentaje es más parejo con los inversores institucionales.

Al respecto, Jaimes Freyre sostuvo que el desarrollo del mercado minorista representa un desafío a largo plazo para la industria ya que, al tratarse de volúmenes inferiores a los operados por inversores institucionales, el crecimiento es más lento, aunque ciertamente más sostenido en el tiempo y con menos volatilidad.

Stafforini, por su parte, recomendó propuestas para una mayor penetración en los retail, como brindar a los ahorristas una mayor educación financiera que les permita conocer las bondades de estos instrumentos: “Es importante la formación en temas financieros y apuntar a la bancarización de todos los sectores a través de la utilización de cuentas bancarias para la liquidación de beneficios sociales y subsidios. En tanto que los segmentos de ingresos medios y medios-altos pueden ser incentivados para que apliquen los excedentes transitorios y ahorros en instrumentos del mercado de capitales y accediendo a la administración profesional de los fondos comunes de inversión”.

Según aseguró el especialista, el potencial de crecimiento de la industria en este segmento es elevado, ya que en Argentina la inversión en Fondos Comunes de Inversión no llega a las 200 mil personas, mientras que en otros países, como por ejemplo Chile, supera los 2 millones de inversores: “Los ahorristas no aprovechan esta herramienta por desconocer que se trata de un producto de inversión y por ignorar la forma de acceder a ella, a pesar de ser un vehículo muy reglamentado y transparente donde especialistas toman las decisiones de inversión”.

Las apuestas del 2016

Los ejecutivos brindaron sus recomendaciones para aquellos que quieren posicionarse en los fondos comunes de inversión en este año, que puede marcar el inicio de una etapa de expansión y consolidación para la industria.

Según Trotta, los fondos de tasa, que rinden entre un 36% y un 38%, son los más convenientes para el escenario actual, vislumbrando fondos en equity y bonos hacia el final del año.

Pereiro González sostuvo que, de normalizarse las tasas de interés y en un escenario de inflación controlada, la apuesta estará en las acciones argentinas de empresas más pequeñas que demostraron una gran performance en los últimos meses y que representan una apuesta a largo plazo.

A su vez, Santiago indicó que las oportunidades están en los fondos de renta fija que tengan deuda argentina, no sólo soberana sino también provincial y corporativa, denominada en dólares. También destacó los fondos de equity local como imprescindibles en una cartera diversificada.

Y, para Calviello, al normalizarse las tasas, “los fondos que tengan la flexibilidad suficiente como para poder aprovechar oportunidades no sólo en tasa fija sino también en curva Badlar, dólar y CER van a ser los que mejores perspectivas tengan. Hoy en día las LEBAC, en el nivel que están, dejan todo lo demás sin tanto valor, pero claramente esto es de corto plazo. En el mediano plazo, los fondos que puedan moverse con cierta rapidez en esas curvas van a lograr más valor que el resto”.

Share Button